5 de los problemas más comunes que enfrentan las madres lactantes. Asesoramos sobre cómo lidiar con ellos

El nacimiento de un hijo es uno de los momentos más hermosos en la vida de cualquier mujer, no importa lo largo y duro que haya sido el parto. Sin embargo, tener un bebé no significa que de ahora en adelante todos los problemas corporales asociados con su bebé desaparecerán.

Vea el video: "Cuidado diario para una piel sana de bebés y niños pequeños"

Es cierto que los problemas del embarazo como la acidez de estómago, los antojos de comida o un estómago grande molesto terminarán, pero comenzarán otros nuevos, incluidos los relacionados con la lactancia materna. Presentamos 5 de los problemas más comunes que pueden enfrentar las madres jóvenes y sugerimos cómo abordarlos.

1. Cuando hay demasiada comida

El llamado ataque de la leche es una afección que aparece con mayor frecuencia entre el segundo y el sexto día después del parto. ¿Cómo se manifiesta? Los senos de mamá siguen volviéndose más llenos y pesados, hasta que finalmente comienzan a doler y molestar. Sin embargo, no hay nada de qué preocuparse, ya que tener mucha leche es completamente normal. Su cuerpo inicialmente producirá poca leche, pero con el tiempo "cambiará" y producirá demasiada comida.

Vale la pena saber que el estancamiento de demasiada comida puede provocar inflamación de las mamas, lo que puede derivar en complicaciones graves, por lo que debes alimentar a tu bebé siempre que así lo requiera. ¿Cómo minimizar los síntomas molestos? Si sus senos están muy duros y cada toque le causa dolor, tome una ducha tibia o coloque una toalla empapada en agua tibia sobre sus senos.

2. Cuando le duele el cuerpo mientras se alimenta

El parto ciertamente no es una experiencia agradable. Independientemente de si nacemos de forma natural o por cesárea, es un verdadero esfuerzo para nuestro organismo, cuyos efectos sentimos durante mucho tiempo después del nacimiento del bebé. A menudo, incluso sostener a un bebé nos causa un dolor inimaginable, sin mencionar la lactancia.

¿Y si no quieres dejarlo? Muchas mamás se sienten aliviadas al alimentar a su bebé con una almohada de modo que sus piernas estén sobre su espalda. Este método asegurará que el bebé no ejerza presión sobre la herida de la cesárea o el perineo dolorido.

3. Cuando hay muy poca comida

Algunas mamás luchan con los senos doloridos y demasiada leche, mientras que otras se preocupan porque tienen muy poco para comer. Esta situación puede acompañarla durante los primeros días después del nacimiento, cuando su cuerpo aún no sabe cuánta comida necesita su bebé.

Si no le pasa nada a su bebé y está aumentando de peso normalmente, no se alarme.Sin embargo, si le preocupa que su bebé no esté comiendo, pida consejo a su médico o partera. Puede asegurarse de beber suficiente agua durante e inmediatamente después de la alimentación, y ayudarse a sí misma y a su bebé introduciendo los productos herbales adecuados para apoyar la lactancia. También hay tés para estimular la lactancia en el mercado.

4. Cuando las verrugas estallan

Las mamás suelen experimentar este problema al comienzo de la lactancia, ya que los pezones doloridos y agrietados pueden ser el resultado de que el bebé no succione correctamente. ¿Cómo podemos reconocer que nuestro hijo no está comiendo adecuadamente? La nariz y la barbilla del niño deben tocar el pecho y todo el pezón debe estar en su boca. Si solo chupa la punta o lo muerde con las encías, entonces debemos dejar de alimentarnos para no dañar adicionalmente los pezones lesionados.

Si el sangrado y el dolor persisten durante más de 4 días, vale la pena pedir consejo a un especialista en lactancia, ya que descuidar este problema puede provocar complicaciones más graves.

5. Cuando tu bebé te muerde

En los últimos meses de la lactancia, cuando nuestro bebé crece, puede aparecer el problema de morderse los pezones. Nuestro pequeño desconoce la fuerza de su abrazo y el dolor que nos provoca. Morder los pezones es a menudo la razón por la que las madres dejan de amamantar.

¿Como lidiar con? Responder. Si esto sucediera, retire el pecho de la boca del bebé inmediatamente y diga firmemente que no muerda. Vale la pena repetir este comportamiento cada vez que nuestro hijo usa los dientes.

En los primeros momentos de la vida de nuestro bebé, los problemas de alimentación son completamente normales. Sin embargo, las molestias y dudas relacionadas con la lactancia desaparecen cuando usted y su bebé se "ajustan". Aprenderá cómo alimentar adecuadamente a su bebé, su cuerpo ajustará la cantidad de alimentos producidos a las necesidades de su bebé y su niño pequeño aprenderá a succionar.

El tiempo y la paciencia son las recetas para todos los problemas, pero cuando surjan problemas más serios, no tema pedirle consejo a su partera. Después de todo, una madre tranquila es una madre feliz.

Etiquetas:  El Embarazo De Planificación Parto Cocina