Examen de ultrasonido de órganos reproductores y senos.

Tanto la ecografía de los órganos reproductores femeninos como de las mamas antes del embarazo es para comprobar si la mujer está sana y no necesita atención médica adicional para solucionar problemas de salud. Una ecografía es un procedimiento no invasivo que le permite evaluar los elementos en la pelvis de una mujer. La ecografía le permite visualizar rápidamente los órganos reproductores: útero, cuello uterino, vagina, trompas de Falopio y ovarios.

Vea el video: "Cómo determinar los días fértiles"

Las ondas de ultrasonido se utilizan para realizar un examen de ultrasonido y su frecuencia es demasiado alta para ser escuchada por un humano. Cuando la cabeza del dispositivo se coloca en el lugar correcto, las ondas de ultrasonido atraviesan la piel y llegan a los órganos.

Luego rebotan en ellos como un eco y regresan al dispositivo que los convierte en una imagen electrónica de los órganos. Antes del examen, el médico aplica un gel especial en la piel, lo que permite que la cabeza se deslice mejor sobre la piel y evita que el aire se meta entre la cabeza y la piel.

1. Exámenes de ultrasonido obligatorios durante el embarazo

Los órganos reproductores de una mujer se pueden examinar de dos formas:

  • transabdominal: la cabeza se coloca sobre el estómago previamente cubierta con gel;
  • Vaginalmente: una cabeza larga y delgada se cubre con un gel y el condón más común que se coloca se inserta en la vagina.

2. Ecografía de los órganos reproductores

Las pruebas de embarazo se realizan con uno o ambos métodos, según las necesidades.

Se realiza una ecografía de los órganos reproductores para evaluar:

  • el tamaño, la forma y la posición del útero y los ovarios,
  • espesor, ecogenicidad y presencia de líquidos u otras masas en el endometrio, tejidos uterinos, trompas de Falopio o cerca de la vejiga
  • la longitud y el grosor del cuello uterino,
  • cambios en la forma de la vejiga,
  • flujo de sangre a través de los órganos pélvicos,
  • presencia y colocación del dispositivo intrauterino,
  • tamaño del folículo en una prueba de infertilidad.

3. Examen y diagnóstico por ultrasonido

  • anomalías anatómicas del útero,
  • fibromas, quistes y otros tumores que pueden aparecer en la pelvis
  • enfermedades inflamatorias de los órganos pélvicos de una mujer,
  • sangrado posmenopáusico.

Gracias al examen de ultrasonido, el médico también puede:

  • recolectar los óvulos necesarios para la fertilización in vitro,
  • comprobar que el embarazo no se desarrolle fuera del útero,
  • monitorear el desarrollo del feto.

El examen de ultrasonido proporciona mucha información sobre si los órganos reproductores de una mujer tienen la forma adecuada y están saludables. Si este es el caso, es seguro que la mujer intente tener un bebé.

La tarea de la ecografía mamaria es comprobar si las mamas tienen alguna lesión, como enfermedades mamarias o cáncer. La prueba es inofensiva, no es invasiva y no usa radiación. Al igual que durante la ecografía del embarazo, las ondas de ultrasonido pasan a través de la mama y se reflejan en los tejidos, dando una imagen de las estructuras de la mama. Lo mejor es realizar un examen de los senos entre el primer y el décimo día del ciclo.

Durante este examen prenatal, el médico aplica un gel transparente en la piel del seno y luego mueve un dispositivo especial del tamaño de una navaja sobre él. La imagen de la mama aparece en el monitor y el médico la interpreta.

El diagnóstico puede ser difícil si el paciente no puede permanecer en una posición durante más tiempo, es obeso y el estado de la piel también afecta el resultado. La imagen varía según el ángulo y la cantidad de presión aplicada al dispositivo.

El resultado de la ecografía puede mostrar que los tejidos están sanos o que hay cambios leves, como quistes. Para los quistes benignos, generalmente no hay necesidad de tratamiento, la observación sola es suficiente.

Etiquetas:  Bebé Familia Bebé