Baño seguro para bebés

Bañar a un bebé recién nacido, especialmente al primero, no tiene por qué ser una experiencia estresante para los nuevos padres. Basta recordar algunas reglas simples para que sea un verdadero placer. ¿Qué hacer para brindarle a su bebé la máxima seguridad?

Vea la película: "¿Cómo deshacerse de la costra láctea?"

1. Primero, elija los cosméticos adecuados

Como ocurre con todos los cosméticos utilizados en el cuidado de los bebés, las preparaciones para el baño deben ser adecuadas a la edad del bebé. Por tanto, debemos leer atentamente las etiquetas colocadas en el embalaje. Es importante que la composición cumpla con todos los estándares para productos destinados a niños. La mejor elección serán los cosméticos elaborados bajo la supervisión de pediatras y dermatólogos. Entonces estaremos seguros de que su fórmula satisface las necesidades de la piel exigente de nuestro bebé.

Un criterio importante también es la información sobre la posibilidad de utilizarlos desde los primeros días de vida de un niño. No todos los cosméticos disponibles en el mercado están destinados a bebés recién nacidos.

Entonces, ¿qué debería haber en los cosméticos de un niño que está a punto de chapotear en la bañera? En primer lugar, un jabón de cuidado suave. Apostemos por un producto que contenga cremas hidratantes que protejan eficazmente la piel de la resequedad. Vale la pena elegir jabones que contengan un aceite de oliva calmante.

Por supuesto, un champú es fundamental. Destacan las preparaciones enriquecidas con extractos vegetales que aportan suavidad al cabello. Busquemos champús cuya fórmula haya sido desarrollada de tal manera que no irriten los delicados ojos del bebé. Gracias a esto, los protegeremos contra desagradables quemaduras y pellizcos.

Los padres a menudo deciden usar lociones de baño que combinan las funciones del champú y el jabón. Dichos cosméticos suavizan el cabello del niño y, al mismo tiempo, cuidan su piel, que se vuelve fresca y suave como la seda.

2. Segundo: prepárate con calma

Nada aumenta su confianza en sí mismo como una preparación adecuada. Gracias a la buena organización del baño, podremos centrar toda nuestra atención en el bebé, lo cual es sumamente importante para su seguridad.

Antes de meter al bebé en el agua, recoja todos los accesorios que necesitemos: cosméticos, una toalla, un pañal limpio y ropa limpia. Los hisopos de algodón y las toallitas húmedas también serán útiles. Además, asegúrese de que la temperatura del aire en la habitación no sea inferior a 24 grados centígrados. Use su codo o un termómetro para verificar la temperatura del agua. Idealmente, debería ser de 37 a 38 grados.

3. Tercero: evite los movimientos bruscos

Cuidemos un ambiente agradable que calme al niño y lo ayude a relajarse; para él, un baño también es una gran experiencia. Levante suavemente al bebé y luego sumérjalo lentamente en el agua. Es importante hacerlo de forma paulatina y tranquila, dejándole que se acostumbre a la nueva situación.

Apoyando la cabeza, lavemos suavemente su cuerpo con agua, sin olvidar los pliegues y pliegues de la piel. Cuidemos especialmente los lugares íntimos. Al lavar la zona del pañal, recuerde mantener la dirección correcta de los movimientos, especialmente en el caso de las niñas, de adelante hacia atrás, hacia las nalgas. Deje el lavado de cabeza al final. No nos excedamos con la cantidad de champú, solo unas gotas son suficientes.

4. Cuarto - nutrir

Después de bañarlo, envuelva a su bebé en una toalla y seque suavemente su cuerpo. Recordemos la higiene de los ojos. Lávalas suavemente con un algodón humedecido en agua hervida, yendo de las esquinas exteriores a la interior.

Cuidemos el cuidado suave de la piel. Una crema de cuidado debidamente seleccionada asegurará una hidratación óptima de la piel del rostro del bebé, y la leche hidratante destinada al cuidado del cuerpo asegurará su suavidad y apariencia saludable.

En una situación en la que la piel de nuestro hijo es propensa a la irritación, centrémonos en los cosméticos adaptados a sus mayores necesidades. El uso regular de preparados dedicados a la piel sensible aliviará las molestias y ayudará a recuperar un equilibrio saludable.

Etiquetas:  Bebé Bebé Rossne