Un niño de cuatro años en el jardín de infantes

Un niño de cuatro años entra en el llamado período preescolar medio. Es el momento de los cambios de desarrollo más intensos, a nivel fisiológico e intelectual. A veces se le llama período crítico debido a los cambios en el desarrollo de un niño y debido a sus primeros intentos de socialización.

Vea la película: "¿Con qué debe estar equipado un niño en edad preescolar?"

1. ¿Cómo es un niño de cuatro años?

Los años preescolares son el período de construcción de las estructuras básicas de la personalidad, es la época dorada del aprendizaje, la adquisición de la experiencia social de un niño, incluida la adaptación a la vida en grupo. Por lo tanto, los educadores deben utilizarlo de manera intensiva desde los primeros contactos del niño con el entorno preescolar.

Las diferencias entre los tres y los cuatro años marcan claros logros en el desarrollo somático y motor. El niño, entrando en este período, tiene todos los dientes de leche, se mueve, camina y corre, es bastante independiente en cuanto al autocuidado. En los niños de cuatro años se observa un aumento del rendimiento motor. Los movimientos y actividades ya dominados se mejoran claramente, aparecen nuevas habilidades, movimientos simples combinados en combinaciones de movimientos. Un niño de cuatro años corre y camina libremente, patea la pelota y la lanza y, a menudo, domina el ciclismo o la natación. La gran necesidad de movimiento hace que el niño sea muy móvil y, a menudo, trepa a los árboles, salta y baila. No puede concentrarse en una actividad durante mucho tiempo, por lo que a menudo cambia el tipo de actividad física. Por la misma razón, no puede acompañar las actividades de un adulto durante mucho tiempo. Sin embargo, un niño de cuatro años presta cada vez más atención a los efectos de sus propias acciones y experimenta la alegría de los logros motores.

Los niños de cuatro años desarrollan habilidades motoras finas al manipular las manos y los dedos en las actividades diarias de autoservicio, pero también al usar crayones, dibujar, pintar con pinturas o usar tijeras para recortar formas aún inexactas. Los niños de cuatro años comienzan a reconocer las letras como conjuntos de puntos. Pueden distinguir la escritura de lo que no lo es, aunque todavía no pueden identificar las letras individuales del alfabeto. Les resulta difícil copiar tanto figuras geométricas como letras.

2. Criar a un niño de cuatro años

Alrededor de los cuatro años, un niño se vuelve ágil y más sensible a los ritmos musicales. Le gusta bailar, también siente ganas de agradar, quiere llamar la atención sobre sí mismo. A un niño de esta edad le gusta ir en contra de todas las órdenes que hasta ahora ha seguido con educación y precisión. Entonces no tiene sentido aplicar ninguna penalización. Los límites claros, la firmeza y la consistencia son muy necesarios en este período. Un niño de cuatro años debe poder demostrar su valía. De diversas formas, incluida la terquedad y la rebeldía, e imitando a los adultos, busca enriquecer su propio "yo". A medida que pasa el tiempo, aumenta el autocontrol y también su sentido de seguridad. Los juegos funcionales se enriquecen con actividades imaginativas y complejas, gracias a las cuales satisfacen las necesidades de creación y autoexpresión. Los niños desarrollan formas de cooperación y juego. La mayoría de los niños de esta edad son fanáticos de la verdad. Las intenciones de la otra persona son menos importantes que la verdad aquí. A la edad de cuatro años, los niños comienzan a comprender que hacer trampa está mal. Por otro lado, su veracidad puede resultar vergonzosa para los adultos, cuando un niño de cuatro años no dice nada malo con que su tía lo visite en casa que, por ejemplo, se ve feo.

Etiquetas:  Familia El Embarazo Bebé