Depresión durante el embarazo

La depresión posparto ya no es un tema tabú. Sin embargo, resulta que esta enfermedad también puede afectar a las mujeres durante el embarazo. ¿Cuándo suele desarrollarse? ¿Quiénes corren mayor riesgo de sufrir trastornos del estado de ánimo? ¿Cómo distinguir una pérdida temporal de bienestar causada por una tormenta hormonal de la forma clínica de la enfermedad? ¿Dónde buscar ayuda y cómo curar?

Mire el video: "¿Cómo lidiar con los cambios de humor durante el embarazo?"

1. El embarazo como causa de depresión

El embarazo se asocia comúnmente con el alegre período de espera por el nacimiento de un bebé. Sin embargo, trae muchos cambios, y cada transformación en la vida de una persona es potencialmente estresante y está asociada no solo con emociones positivas, sino también con emociones negativas.

Los especialistas clasifican el embarazo como el llamado factores asténicos, que hacen inestable el funcionamiento normal de una mujer y pueden conllevar el riesgo de desarrollar diversas enfermedades y una disminución del bienestar. ****

La depresión durante el embarazo representa una grave amenaza no solo para la mujer embarazada, sino también para su hijo, por lo que requiere una intervención rápida y un tratamiento y apoyo adecuados por parte de los familiares.La futura madre debe sentir que puede contar con su pareja y su familia en cualquier situación. No se puede subestimar el problema o pensar que se resolverá solo.

Las personas enfermas a menudo no se dan cuenta de que padecen depresión. Lo desplazan de su propia conciencia, ya que es correcto no estar contento de estar embarazada y esperar a un bebé. Las mujeres se sienten culpables de que su condición diferente no les dé alegría, por lo que ignoran los síntomas, solo para no destruir el mito de la maternidad percibida de manera idealista.

Es por ello que la pareja embarazada debe estar muy alerta y reaccionar ante cualquier señal perturbadora, cuando su mujer llora incesantemente, pierde interés en lo que disfrutaba hasta ahora, evita el contacto con la gente o tiene problemas para dormir.

La depresión del embarazo afecta aproximadamente al 10% de las mujeres. futuras mamás. Sin embargo, no es del todo cierto que el embarazo en sí sea la causa de los trastornos del estado de ánimo. Sí, no le es indiferente emocionalmente a una mujer. Incluso el esperado provoca una cierta dosis de ansiedad y miedos, en ocasiones te obliga a cambiar tus planes de vida y aspiraciones. Las mujeres que no están preparadas para el embarazo, sorprendidas por la información sobre un hijo, son menores de edad o sin pareja permanente, experimentan aún más estrés. Temen un cambio colosal en sus vidas, responsabilidad por el hombrecito, problemas económicos, etc.

Las mujeres profesionalmente activas, que se definen a sí mismas a través del prisma de su carrera y prestigio social, pueden percibir el embarazo como una pérdida: restricción de la libertad, la libertad y la posibilidad de realización personal en la profesión.

Muchas mujeres embarazadas están preocupadas por la salud de su bebé, el curso del trabajo de parto y la realidad después del nacimiento del bebé. Por lo tanto, el embarazo no es solo la alegría de esperar una nueva vida, sino también una serie de miedos.

La probabilidad de depresión está influenciada no solo por el embarazo en sí, sino también por una combinación de circunstancias desfavorables, como: malas relaciones con la pareja, problemas económicos, desempleo, problemas mentales previos de una mujer, suicidios en la familia o abortos espontáneos.

Además de los factores externos, el riesgo de depresión en el embarazo se ve incrementado por un conjunto de rasgos de personalidad: hipersensibilidad emocional, miedo, pesimismo, baja autoestima, evitación de las personas, introversión, dificultades en las relaciones sociales, incapacidad para pedir ayuda, carencia. de flexibilidad y apertura a los cambios.

2. Síntomas de depresión durante el embarazo

Reconocer la depresión durante el embarazo no es la tarea más sencilla. ¿Cómo distinguir entre los cambios naturales en el estado de ánimo de una mujer, causados ​​por una tormenta de hormonas, y la forma clínica de la enfermedad? En el primer trimestre, las mujeres suelen estar apáticas, letárgicas, irritables, cansadas, tienen menos energía, experimentan cambios de humor, inestabilidad emocional que van desde la euforia hasta el pesimismo extremo, lloran una vez y luego se ríen, es natural. La ira y la irritación se alternan con períodos de esperanza, felicidad y entusiasmo. Sin embargo, cuando el sentimiento de tristeza se prolonga y profundiza, el comportamiento puede ser un signo de los primeros síntomas de depresión del embarazo. Una mujer está constantemente cansada, no tiene ganas de hacer nada, está constantemente triste y preocupada, deja de interesarse por la vida cotidiana, e incluso descuida su apariencia externa y no le importa la higiene.

Algunas mujeres embarazadas tienen problemas para dormir: duermen prácticamente todo el tiempo o tienen problemas para conciliar el sueño, y se despiertan varias veces durante la noche. Están acompañados de miedo y tensión todo el tiempo. También sufren de un trastorno alimentario por comer demasiado o no comer nada. Hay problemas de memoria y concentración, autocrítica extrema, llanto, culpa e inutilidad, baja autoestima, pensamientos catastróficos y pensamientos suicidas.

Algunos de los síntomas de la enfermedad pueden atribuirse a las hormonas, pero otros indican claramente que una mujer necesita ayuda psicológica porque no podrá arreglárselas sola. Los cambios en el estado de ánimo de una mujer embarazada no pueden tratarse como un capricho y no debe esperarse que una mujer deba afrontar la maternidad de forma natural. Tales reacciones solo la hacen sentir culpable y esconden la enfermedad a los demás, sin pedir apoyo por temor a una etiqueta de trastorno mental. Se debe tener en cuenta que la depresión en el embarazo representa una amenaza no solo para la mujer, sino también para el feto, que puede nacer prematuramente, con bajo peso al nacer y también manifestar síntomas de trastornos depresivos más adelante en la vida.

3. Tratamiento de la depresión durante el embarazo

El embarazo es el momento en que aumenta el riesgo de que una mujer desarrolle diversos trastornos mentales. Por lo tanto, el ginecólogo no solo debe recopilar información sobre el desarrollo del feto en las diferentes etapas del embarazo, sino también alentar a la mujer a hablar sobre su condición mental y cómo está lidiando con la nueva situación. Cuando el médico nota señales perturbadoras, vale la pena alentar a la mujer embarazada a que visite a un psiquiatra.

El tratamiento de la depresión del embarazo requiere la cooperación de un ginecólogo y un psiquiatra. Es el especialista quien puede prescribir antidepresivos y sedantes, teniendo en cuenta el estado de la mujer y el posible riesgo de complicaciones del embarazo. Desafortunadamente, no existen medicamentos que sean completamente indiferentes al feto en desarrollo, por lo que un psiquiatra debe sopesar los pros y los contras del tratamiento farmacológico.

En la depresión menos severa, solo la psicoterapia es suficiente. También es importante que una mujer sienta el apoyo de sus seres queridos, especialmente de su pareja.

El tratamiento de la depresión es un proceso a largo plazo, pero vale la pena hacer todo lo posible para asegurarse de que los trastornos del estado de ánimo no se extiendan con el tiempo y provoquen depresión posparto.

Etiquetas:  Parto Rossne Niño En Edad Preescolar