Diagnóstico de reflujo - manometría esofágica

La enfermedad por reflujo requiere un diagnóstico médico cuidadoso. Por su cuenta, solo puede asumir, sospechar, pero sobre todo observar cuidadosamente los síntomas de su cuerpo. Gracias al registro de los síntomas que aparecen en diversas situaciones de la vida, el especialista recibe una serie de información necesaria para el diagnóstico durante una visita médica. Sin embargo, para profundizar el diagnóstico, el médico puede ordenar un examen gastroenterológico, por ejemplo, manometría esofágica.

Vea la película: "¿Cómo cuidar una relación adecuada con un niño?"

1. ¿Qué es la manometría esofágica?

Dolor abdominal persistente, ardor intenso y desagradable en el esófago, sensación de regurgitación frecuente de alimentos del estómago al esófago, irritación de garganta, tos constante y una sensación general de malestar son una pequeña lista de síntomas que pueden indicar reflujo. Sin embargo, además de una entrevista médica completa, el paciente debe someterse a un examen gastroenterológico. Uno es la manometría esofágica.

La manometría esofágica es una prueba gastroenterológica (123RF)

Este examen implica principalmente el diagnóstico del esófago mediante la inserción de un catéter multicanal a través de la nariz hasta el estómago. Mide la tensión que se produce en el esfínter esofágico superior e inferior y alrededor del músculo esofágico. Debido a la retirada gradual del catéter, se mide la tensión en el área del esfínter y en el área del esófago al tragar porciones de agua suficientemente pequeñas. La prueba debe realizarse en ayunas completos y dura aproximadamente 30 minutos. El paciente recibe los resultados para su consulta con un médico dentro de los 7 días.

2. Objetivo de la manometría esofágica

Como prueba de diagnóstico en gastroenterología, aborda la causa del reflujo con gran detalle. Debido a que el tratamiento del reflujo requiere aclarar los motivos de su aparición, mostrando qué causa problemas con la deglución o dolor retroesternal, el paciente se somete a un examen de manometría esofágica. Las enfermedades del esófago pueden tener varios orígenes y su patología requiere que un médico haga un diagnóstico preciso antes de comenzar el tratamiento. A veces sucede que la manometría esofágica no solo indica la calidad del esófago, también es útil en la prueba de pH-métrico, pero sobre todo el resultado obtenido de la manometría determina la elección de la técnica quirúrgica.

5 tés para niños para una mejor digestión [6 fotos]

Los niños pequeños tienen problemas con el sistema digestivo que aún no está completamente desarrollado ...

ver la galeria

3. ¿Quién puede someterse a una manometría esofágica?

No todas las personas con enfermedad por reflujo ácido se someterán a manometría esofágica. Esta prueba la realizan con mayor frecuencia personas que tienen dificultad para tragar por diversas razones, es decir, personas con trastornos primarios o secundarios de la motilidad del eje, acalasia u otras enfermedades esofágicas espásticas. Los dolores durante la deglución también pueden predisponer al paciente a la manometría esofágica. Los médicos con una enfermedad indefinida como el reflujo, pero también en el caso de síntomas atípicos de la enfermedad por reflujo gastroesofágico y la falta de tratamiento de la enfermedad por reflujo derivan al paciente a una prueba de manometría esofágica.

Además, este tipo de exploración también es útil a la hora de evaluar trastornos digestivos, apetito, problemas de deglución, antes de procedimientos planificados, para ampliar el diagnóstico de dolor retroesternal y comprobar la posición de la sonda pH-métrica, así como en enfermedades sistémicas que incluyen el tracto gastrointestinal.

Sin embargo, debe recordarse que, como con cualquier prueba, existen contraindicaciones para esto. Con respecto a la manometría esofágica, las personas que se sospecha que tienen cambios cancerosos, que tienen una enfermedad coronaria inestable o que todavía sangran en el tracto gastrointestinal superior no serán referidas. Además, las personas que tienen la cavidad nasal y la obstrucción del esófago y si el médico no coopera con el paciente por diversas razones tampoco son recomendadas para la manometría esofágica.

Etiquetas:  Cocina Rossne Parto