Dieta - primer trimestre

¿Qué mujer no está preocupada por su figura? Algunos prueban dietas adecuadas para perder kilos no deseados, otros cuidan una nutrición adecuada para mantener la figura del adolescente, y también hay quienes no les importa lo que tienen en su plato. Sin embargo, el embarazo es un punto de inflexión para todas las mujeres: tenemos que cuidarnos a nosotras mismas y al bebé. La dieta para el primer trimestre del embarazo debe garantizar la cantidad adecuada de vitaminas y minerales para un bebé en desarrollo intensivo.

Vea la película: "#dziejesienazywo: Dietas veganas en niños y mujeres embarazadas"

1. Nutrición durante el embarazo

El primer mes de embarazo suele pasar desapercibido, incluso para aquellas mujeres que lo deciden conscientemente, solo la menstruación, o más bien la falta de ella, motiva a recurrir a las pruebas de embarazo.Sucede que las mujeres desconocen su condición incluso hasta mediados del tercer o cuarto mes de embarazo. Desafortunadamente, esta es una situación peligrosa porque no proporcionan al feto en desarrollo los nutrientes adecuados y las vitaminas esenciales, especialmente del grupo B. Muy importante (incluso tomado al menos 4-7 semanas antes de la fertilización) es el ácido fólico durante el embarazo, que en Para en gran medida, previene el desarrollo de malformaciones del tubo neural en un niño y las enfermedades incurables asociadas con ellas. Por lo tanto, desde el comienzo del embarazo, no se debe subestimar una dieta adecuadamente equilibrada, que no solo tendrá un efecto positivo en el bebé, sino que también cuidará el peso adecuado de la madre y sin duda ayudará a perder rápidamente el extra. kilos en los primeros meses después del parto.

2. Dieta para el primer trimestre del embarazo

Al principio, lo más importante es saber qué comer durante el embarazo. En términos de nutrición, la dieta del primer mes de embarazo es esencialmente la misma que la del tercer o séptimo mes. Es importante saber qué productos elegir con más frecuencia y cómo prepararlos, qué beber y qué evitar. Ya desde el primer mes, debes evitar el café, las bebidas alcohólicas y energéticas, por no hablar de dejar otras adicciones.

Los primeros 3 meses de embarazo suelen ser muy difíciles de mantener una dieta adecuada. Los obstáculos son las náuseas y los vómitos, el cansancio y la somnolencia constantes, que alteran el ritmo del día y los horarios de alimentación establecidos y desalientan la alimentación por completo. Las mujeres adelgazan en lugar de entrar, aunque esto no tiene nada que ver con perder peso. La necesidad del cuerpo de vitaminas y minerales aumenta cada mes. En promedio, el peso de una mujer aumenta entre 1,5 y 2,5 kg después de tres meses de embarazo.

Lo que una mujer embarazada no puede comer [10 fotos]

No más quesos blandos. Consumir porciones de moho durante el embarazo puede ser riesgoso. Estos quesos fueron hechos ...

ver la galeria

3. ¿Qué comer al inicio del embarazo?

La dieta en la primera etapa del embarazo debe incluir una variedad de comidas saludables y frescas elaboradas con productos de cada uno de los 5 grupos: productos de cereales y granos, frutas y verduras, productos lácteos, carne y pescado. Al mismo tiempo, recuerde no forzarse a comer lo que no quiere comer. El embarazo está destinado a ser un placer, no a evocar terribles recuerdos de una dieta restrictiva. Debe beber mucha agua sin gas moderadamente mineralizada, jugos de frutas y leche (hasta 6-8 vasos de líquido al día). Es importante destacar que limite los dulces, que son solo una fuente de azúcar y placer momentáneo, y agregue grasa innecesariamente. No limite su consumo de sal, a menos que su médico le indique lo contrario.

Los componentes básicos son los más importantes: proteínas saludables, ácidos grasos insaturados, vitaminas B (para la formación de células nerviosas) y azúcares como fuente de energía. Vale la pena incluir yodo en la dieta, porque durante el embarazo la demanda de este elemento aumenta al doble (se encuentra suficiente contenido de yodo en la leche y la sal yodada, de ahí las recomendaciones de no limitar la ingesta de sal). Por lo tanto, el menú diario durante el embarazo debe ser rico en verduras de hoja verde (debido al ácido fólico), pescados de mar grasos (además de las grasas, también se necesita una gran cantidad de vitamina D para formar los dientes y huesos de leche) y nueces. Siempre puedes agregar verduras y frutas crudas o ligeramente precocidas a todo. El embarazo es un estado en el que hay poca hambre de vez en cuando, por lo que es importante alcanzar solo lo que el cuerpo necesita: zanahorias, manzanas o peras crudas y otros bocadillos similares.

Etiquetas:  Parto El Embarazo Bebé