¿Por qué los bebés ya deberían bailar?

No es necesario ser un profesional para bailar. Cualquiera puede hacerlo, incluso un bebé. Moverse al ritmo de la música es muy divertido para un niño.

Vea la película: "¿Cómo asegurar que los bebés duerman adecuadamente?"

La danza es un movimiento y esto es de gran importancia en el desarrollo de un hombrecito. No solo le permite expresar sus emociones y sentimientos, sino que también apoya la adquisición de nuevas habilidades.

Podría parecer que un bebé recién nacido llega al mundo con un horario bien definido de etapas de actividad. Todo se hace de acuerdo con el esquema: levantar la cabeza, girar de un lado a otro, sentarse, levantarse, gatear, caminar.

Y si bien es posible indicar los meses en los que un niño debe adquirir una determinada habilidad, los especialistas recomiendan la calma: cada niño se desarrolla a su propio ritmo. Sin embargo, el trabajo de los padres es apoyarlo y darle espacio para hacer ejercicio.

1. Danza: movimiento libre

Los primeros movimientos realizados al ritmo de la música ya se pueden notar en el bebé. El niño, que se mantiene firme al escuchar las melodías, comienza a temblar, doblando suavemente las rodillas. ¡Y todavía no tiene que caminar! Basta con que pueda mantener una posición vertical sujetándose de los peldaños del catre.

La mayoría de las veces, esta diversión le da a una persona pequeña una gran alegría. A los niños les gustan los sonidos dinámicos pero agradables para los oídos.

¿Y por qué vale la pena animar a tu bebé a bailar? Hay varias razones. Todo el mundo sabe que la música influye positivamente en el desarrollo de los bebés. Esta tesis también fue confirmada en trabajos científicos. Sin embargo, bailar es principalmente un movimiento corporal y, por lo tanto, un ejercicio necesario para que un niño se desarrolle adecuadamente.

Tenga en cuenta que el niño está bailando con todo su cuerpo. No se limita solo al movimiento de las piernas, sino que también utiliza los brazos y el torso. Se está divirtiendo y sus músculos están haciendo un trabajo titánico. Y cuando se ejercita el cuerpo, es más fácil lograr nuevas habilidades.

Al bailar, el niño también se deshace del exceso de energía. Puede descargar sus emociones, reaccionando así al exceso de estímulos recibidos.

2. Bailando sobre la colchoneta

No se necesita mucho para que un niño pequeño baile. Todo lo que necesitas es música y un trozo de suelo. En el caso de los más pequeños, sin embargo, el espacio para bailar no puede ser casual. Tiene que ser tanto segura como creativa. El tapete Interactive BeBo tiene ambas características.

Ofrece muchas oportunidades para jugar y, lo que es importante, interesará tanto a un bebé de nueve meses como a un niño de dos años. ¿Como es posible? Pues tiene dos funciones: "Movimiento y diversión" y "Baile y aprendizaje". En cada uno de ellos, la diversión es un poco diferente, pero el niño siempre va acompañado de sonidos suaves, lindas canciones y luces de colores. Y estos elementos animan al hombrecito a afrontar nuevos retos.

Durante el juego, el niño puede aprender colores, números, letras y formas. La alfombra interactiva BeBo ofrece muchas ventajas de desarrollo. El bebé aprende la relación entre causa y efecto y también se moviliza para gatear o caminar. El juguete también activa el sentido del oído.

Los bebés sienten mucha curiosidad por el mundo, quieren explorarlo con todos sus sentidos. Vale la pena apoyarlos en esto, porque no solo afecta positivamente su desarrollo, sino que también fortalece los lazos con sus padres. Y eso es un valor enorme.

Etiquetas:  Bebé Alumno El Embarazo