Pera bebé

Una pera bebé es el elemento básico de una canastilla para bebé. Un bebé es tan pequeño que sería difícil para los padres limpiar la congestión nasal de su bebé sin usar un soplador nasal. Desafortunadamente, eliminar la secreción de la nariz del bebé no es una experiencia agradable para un bebé. Esto generalmente termina con un llanto fuerte, voltear la cabeza y alejar las manos de tus padres. Es aún más desagradable para un niño pequeño limpiarse los oídos con una pera.

Vea el video: "Cuidado diario para una piel sana de bebés y niños pequeños"

1. Pera nasal para bebés

Cuando presiona la bombilla, se desinfla. En este caso, inserte suavemente la pera en la nariz de su bebé, asegurándose de no ponerla demasiado profundamente. Cuando la pera tenga la profundidad correcta, suéltala suavemente. Como ves, no es nada complicado y todos los padres pueden manejarlo.

Cuando se limpie la nariz con un soplador, es mejor que su bebé se acueste en su regazo, con las piernas apuntando hacia su vientre. También puedes poner al bebé en la cama, por ejemplo, en la posición en la que sueles cambiar el pañal. Estas son las posiciones más cómodas y seguras para limpiar la nariz de su bebé.

Limpiar las narices de los bebés no es una experiencia agradable, así que prepárese para que protesten, por ejemplo, llorando fuerte. En caso de cualquier problema, vale la pena pedir ayuda a su pareja. También recuerde mantener una higiene adecuada. Al limpiar la nariz, tenga a mano un pañuelo de papel, y después de cada uso de la pera, lávela en agua tibia con un poco de jabón.

2. Baby pear y limpieza de nariz y orejas

¿Qué hacer si no podemos limpiar a fondo la nariz tapada de un niño? Luego, debe usar gotas que disuelvan el moco. Sin embargo, recuerde que no todas las gotas serán adecuadas para un bebé. Lea el prospecto para averiguar si las gotas son adecuadas para su uso en niños pequeños.

La pera se usa con mayor frecuencia en el cuidado del bebé para limpiarle la nariz. Sin embargo, algunas personas también lo usan para enjuagarse los oídos. Los padres llenan la pera con agua tibia, acuestan al niño de costado y le ponen una pequeña cantidad de agua en la oreja. La punta de la pera durante dicha instilación no debe insertarse dentro de la oreja. El agua tibia debe permanecer en el oído por un tiempo, luego el bebé se da la vuelta para dejar salir el agua. La actividad también debe realizarse en la otra oreja del niño.

Etiquetas:  El Embarazo Rossne Tienen Región-