¿Cómo y cuándo se desarrollan los sentidos del bebé?

 

Mire el video: "El ruido blanco acorta el tiempo que necesita un bebé para conciliar el sueño tres veces"

Todos los sentidos de un niño se desarrollan durante el período prenatal. Inmediatamente después del nacimiento, el pequeño explorador los utilizará para explorar el mundo, pero al principio, lo más importante será el toque y la presencia cercana de la madre.

Un bebé recién nacido, abrazando a su padre, escucha su tono de voz, siente el olor de su piel. Cada estímulo que recibe es analizado y recordado. Los positivos tendrán un efecto muy bueno en el desarrollo del sistema nervioso del niño.

Demasiada estimulación puede causar no solo ansiedad y llanto en un niño pequeño, sino también efectos más graves, como trastornos neurológicos. Por lo tanto, el papel de los padres al mostrar el mundo al niño pequeño es muy importante. Depende del adulto qué experiencias acumulará el niño y qué influencia tendrá en la percepción de la realidad circundante.

1. Sentir y tocar

El tacto se desarrolla primero. A través de este sentido, el niño no solo llega a conocer el entorno, sino que también se comunica con el mundo exterior. La necesidad de sensaciones táctiles es innata, influye en la construcción de correctas relaciones emocionales y ayuda a construir vínculos.

La sensibilidad táctil comienza en la cabeza. Al principio, el niño pequeño chupa, traga, se lleva objetos a la boca, porque así es como aprende el mundo. Solo más tarde comienza a usar las asas para reconocer ciertos objetos.

¿Qué es el sentimiento? Este concepto es mucho más amplio que el tacto. Están formadas por todas las sensaciones adicionales, por ejemplo las relacionadas con la temperatura del objeto - calor, frío - sensaciones de dolor y presión sobre el cuerpo. También está el llamado sentimiento profundo, que se combina con la mejora de la coordinación motora.

2. ¿Cómo apoyar el desarrollo del sentido del tacto?

Por supuesto, el toque de los padres juega un papel importante en este caso, pero los dispositivos para el niño son igualmente importantes. Un ejemplo de un buen juguete que tendrá un impacto positivo en el desarrollo del sentido del tacto puede ser una manzana activadora. Es un juguete colorido en forma de libro abierto. Cada página es una experiencia nueva porque los elementos individuales están hechos de materiales con diferentes texturas.

Mientras juega con la manzana, el niño es estimulado por un material susurrante, suave, esponjoso o brillante. Un espejo escondido en uno de los lados o un bolsillo donde esconder una lombriz amarilla también pueden resultar atractivos.

Además, hay dos mordedores adheridos al juguete, un caracol y una mariposa, la manera perfecta de aliviarlo durante un momento tan difícil como la dentición. Todo el juguete es colorido, pero el conjunto de colores utilizados se selecciona para no cansar la vista del niño.

3. El sentido del oído

La audición, como otros órganos, se desarrolla durante el embarazo, pero la capacidad de percibir sensaciones auditivas (percepción auditiva) se desarrolla desde los primeros momentos después del nacimiento. El recién nacido es muy sensible a la frecuencia de los sonidos, por lo que conviene limitarlos, pero no eliminarlos por completo del entorno del bebé. Con el tiempo, aparece la capacidad de localizar un sonido específico e identificarlo con un objeto o persona.

El sentido del oído se desarrolla más intensamente durante el primer año de vida de un niño. Este es el momento en que no solo se forma la agudeza visual, sino también la percepción de formas y colores. También hay una fijación en un objeto en movimiento y un seguimiento de su movimiento. El sentido del oído se desarrolla a lo largo de los años y solo en la adolescencia una persona alcanza el umbral máximo de audición.

Etiquetas:  Cocina Bebé El Embarazo