¿Cómo lidiar con una disminución de la inmunidad?

A ninguno de nosotros le gusta enfermarse. Los niños pasan por este momento especialmente duro. Por un resfriado o una gripe no pueden jugar con sus compañeros, tienen que quedarse en casa y aburrirse unos días. También es un período problemático para los padres. Por lo tanto, para evitar enfermedades frecuentes, vale la pena prevenir enfermedades en primer lugar. Así que cuidemos de fortalecer la inmunidad del niño.

Vea el video: "El uso de antibióticos en niños"

1. ¿Por qué nuestra inmunidad se debilita en otoño?

Cuando el clima empeora fuera de la ventana, nuestra salud a menudo empeora. Hay filas especialmente largas para los médicos de niños. Resfriados, gripe, neumonía: estas enfermedades pueden mantener a un niño pequeño en la cama durante días. ¿Por qué luchamos contra diversas enfermedades en los meses de otoño e invierno?

Esto se debe a que hay más factores que desencadenan una disminución de la inmunidad. La temperatura del aire está bajando, está lloviendo y nevando, nuestra ropa está empapada. Dejamos habitaciones climatizadas para enfriar el aire. Esto hace que sea más fácil contraer una enfermedad. Además, nuestra dieta no es rica en frutas y verduras frescas, como en verano.

Nuestro cuerpo no tiene la fuerza suficiente para combatir los gérmenes peligrosos. Además, también hay contacto con otras personas que pueden tener una inmunidad debilitada. Si un niño va al jardín de infancia oa la escuela, es casi seguro que contraerá una enfermedad al menos una vez durante el otoño o el invierno.

2. ¿Cómo fortalecer la inmunidad?

A pesar de que el otoño y el invierno no son propicios para fortalecer la inmunidad, existen formas efectivas de lidiar con las enfermedades durante este tiempo. En primer lugar, debemos recordar proporcionar al cuerpo del niño los nutrientes necesarios.

Muy a menudo nos parece que, dado que hace frío afuera, los alimentos grasos o dulces pueden aparecer en nuestro menú con más frecuencia; después de todo, nos dan una patada enérgica. Mientras tanto, es mucho mejor seguir una dieta de fácil digestión.

Anime a su familia a comer pan integral, fruta fresca (si es posible), verduras (se pueden cocinar al vapor), pescado de mar. Es una buena idea agregar un poco de cebolla y ajo a su comida de vez en cuando; es mejor hacerlo para que su pequeño no se dé cuenta. Estos son antibióticos naturales que nos ayudarán a combatir las enfermedades. También debemos asegurarnos de que el niño beba líquidos con frecuencia. Gracias a esto hidrataremos las vías respiratorias.

Después de una comida deliciosa y ligera, debemos cuidar la condición de nuestro hijo. El frío exterior no te obliga a quedarte en casa. Demos una pequeña caminata, al menos. También asegurémonos de que el niño duerma lo suficiente y se refresque.

Etiquetas:  Rossne Tienen Región- El Embarazo