¿Cómo reconocer una alergia?

Para un tratamiento eficaz de la alergia, consulte a su médico y realice una prueba de alergia. Las pruebas de diagnóstico en alergia incluyen punción cutánea, pruebas intradérmicas y de parche, pruebas de provocación, rinomanometría y espirometría. Reconocer la causa de una alergia ayuda a reducir sus síntomas.

Vea el video: "¿Qué debe saber sobre la fisiología de un niño de dos años?"

8 formas de superar la alergia primaveral [10 fotos]

Si eres uno de los 15 millones de polacos que padecen alergias, sabes lo problemático que puede ser. Primavera...

ver la galeria

1. Síntomas de alergias

Los síntomas más comunes de alergia son:

  • rinitis estacional o perenne,
  • conjuntivitis,
  • urticaria (ampollas que pican y angioedema)
  • dificultad para respirar
  • trastornos del sistema digestivo (diarrea o estreñimiento).

La observación de estos síntomas debe impulsar al paciente a acudir al médico de cabecera o, en el caso de reacciones cutáneas, a un dermatólogo que lo derivará a un alergólogo. Un médico especialista en alergias realiza una entrevista alergológica con el paciente. Pregunta sobre predisposición familiar a este tipo de enfermedad y tendencia a reacciones alérgicas en el pasado. Es necesario un examen físico del paciente, seguido de pruebas de diagnóstico de alergia.

2. Pruebas alérgicas

Se distinguen las siguientes pruebas de alergia: pruebas cutáneas, intradérmicas y de parche, pruebas de provocación, prueba de provocación conjuntival y pruebas de inhalación bronquial. En las pruebas cutáneas, el antígeno de referencia se aplica a la superficie de la piel raspada en la espalda o el antebrazo. Luego se miden el diámetro de la burbuja y el eritema, que son indicativos del número de anticuerpos activados. El resultado de las pruebas cutáneas depende, entre otras cosas, de sobre el grado de sensibilidad de los tejidos a los mediadores. Por otro lado, las pruebas de inhalación bronquial se utilizan para evaluar la reacción del tracto respiratorio inferior al alérgeno y la reactividad bronquial inespecífica (se realiza una prueba de provocación con histamina o aire frío).

La rinitis persistente indica una alergia.

Las pruebas intranasales provocativas toman la forma de i.a. inhalación de alérgenos. Se evalúa el grado de reacción de la mucosa nasal a la sustancia administrada. Las pruebas de provocación se utilizan en el diagnóstico de alergia por inhalación o ocupacional. A su vez, la prueba de provocación conjuntival funciona de la siguiente manera: un ojo se instila con un extracto de alérgeno y el otro con un diluyente. Si el órgano de la visión se enrojece y le pica, es una señal de que el paciente es alérgico al alérgeno que se le administró. Otras pruebas de alergia incluyen:

  • rinomanometría,
  • espirometria
  • cuantificación de inmunoglobulina E total y específica en suero sanguíneo,
  • evaluación del número de eosinófilos en la sangre periférica (indica el estado de gravedad de la inflamación).

La tarea de la rinomanometría es evaluar la capacidad del aire para fluir a través de la nariz en función de la diferencia de presión entre el comienzo y el final de la cavidad nasal. A su vez, la espirometría (utilizada, entre otros, en el diagnóstico del asma) consiste en medir varios volúmenes y velocidades del flujo de aire en las vías respiratorias. La determinación de IgE específica se realiza para ácaros del polvo doméstico, mohos, polen de hierba, árboles y alimentos. Esta prueba se realiza en niños y adultos cuando no es posible realizar otras pruebas porque están tomando medicamentos que podrían distorsionar la imagen de los resultados.

Etiquetas:  Rossne Cocina El Embarazo De Planificación