¿Cómo cambiar correctamente a un bebé recién nacido?

Cambiar el pañal de un bebé recién nacido es un gran desafío para los padres. Hay una serie de dudas sobre cómo desplazarse y elegir los mejores cosméticos para el cuidado. Seguir algunas reglas simples hará que el tratamiento sea completamente seguro y placentero, tanto para la madre como para su bebé.

Vea el video: "¿Cómo bañar a un bebé en un balde?"

1. Preparación adecuada

Antes de comenzar a cambiar el pañal, reunamos todos los preparativos y accesorios necesarios. Teniéndolos a nuestro alcance, afrontaremos el desafío de manera más eficiente y, lo que es más importante, evitaremos una situación en la que dejemos al bebé solo en el cambiador. Entonces no deberíamos perderlo de vista bajo ninguna circunstancia. Después de todo, su seguridad es una prioridad. Así que preparemos un pañal nuevo, toallitas humectantes, crema o polvos irritantes.

Cuidemos también el ambiente adecuado, sobre todo si sabemos que al pequeño no le gusta cambiarse. Es muy importante mantener el contacto verbal y visual con el niño. Un tono de voz agradable le facilitará aceptar la situación y generar asociaciones positivas. De esta forma, también mostraremos que cambiar un pañal es algo natural y no tiene nada de malo.

2. Técnica adecuada

El cuerpo de un niño es extremadamente delicado, por lo que nuestras acciones deben ser muy suaves. Uno de los errores comunes que cometen los padres al cambiar pañales es levantar el culito del bebé tirando de sus piernas hacia arriba. Este método es absolutamente inaceptable: corre el riesgo de lesiones dolorosas como esguinces y distensiones en las articulaciones.

Una solución mucho más segura es poner a su bebé de lado. Colocamos nuestra mano en la zona de la ingle de tal forma que nuestros cuatro dedos queden colocados sobre el abdomen, y el pulgar entre el muslo y la nalga. Colóquelo suavemente de lado y deslice un pañal limpio sobre él. Usamos el mismo método para la limpieza de la piel.

3. Cuidado seguro

Para ello, utilice cosméticos de la más alta calidad. ¿Cómo elegir lo mejor entre decenas de propuestas? El criterio de selección más importante es la composición. La composición de los compuestos contenidos en las preparaciones debe adaptarse a las necesidades de la piel exigente del niño, que aún no ha desarrollado todos los mecanismos de defensa.

La disposición suelta de las células de la epidermis y la capa hidrolipídica insuficientemente desarrollada hacen que las toxinas y los irritantes puedan penetrar fácilmente en la piel, que también tiende a secarse. Para asegurarnos de que utilizamos productos seguros de la clase más alta, centrémonos en los cosméticos diseñados especialmente para niños: toallitas humectantes, cremas anti-rozaduras, polvos calmantes.

Gracias a las toallitas delicadas y empapadas, eliminaremos suavemente las impurezas y al mismo tiempo calmaremos las irritaciones, aportando al bebé un alivio inmediato. Las toallitas no deben contener parabenos ni alcohol, pero están diseñadas para ayudar a mantener el pH natural de la piel. Recuerda calentar tus manos antes de usar este tipo de productos.

El siguiente paso es proteger la piel contra cambios dolorosos. Las cremas anti-rozaduras garantizan una protección eficaz y al mismo tiempo suave, que refuerzan las funciones de defensa natural de la piel y alivian la inflamación y las abrasiones. En tiendas y farmacias, también puedes comprar un polvo calmante, que gracias a su fórmula tiene un efecto calmante. Las partículas del cosmético crean una capa protectora en la superficie de la piel, evitando así el picor desagradable, la irritación y la acumulación de humedad.

Todos los productos comprados para el cuidado de la piel de un niño deben tener una opinión positiva del Instituto de la Madre y el Niño.

Etiquetas:  Familia Bebé Tienen Región-