¿Cómo elegir productos de baño seguros para bebés?

Antes de elegir un cosmético para nuestro bebé, conviene asegurarse de que cumpla con los requisitos de una piel de bebé extremadamente delicada. Necesita protección y cuidados especiales, por lo que elegir el producto adecuado nunca debe ser una coincidencia.

Vea la película: "¿Cómo asegurar que los bebés duerman adecuadamente?"

1. Lavar los cosméticos y la capa protectora de la piel.

Cuando un bebé llega al mundo, su capa protectora es la llamada capa agria. Su pH cutáneo es neutro, pero puede que no sea una barrera adecuada contra bacterias y hongos. Por ello, a la hora de elegir cosméticos para un recién nacido o un lactante, conviene buscar aquellos que no cambien el pH natural de la piel y no desengrasen por completo.

Comparando los jabones líquidos con los jabones ordinarios, se puede observar que estos últimos tienen un pH de aproximadamente 10. Esto significa que mientras son productos de lavado, pueden secar la piel y desengrasarla, privándola así de su capa protectora natural. Los productos líquidos no cambian las propiedades naturales de la piel, por lo que son más suaves, especialmente para la delicada piel de un niño.

2. Emolientes y aceites

Los cosméticos llamados emolientes son preparaciones que contienen sustancias que hidratan y suavizan la piel. Su tarea es hidratar y mantener una barrera protectora natural que protege contra la sequedad y los factores externos. Las preparaciones de lavado, tónicos y lociones para masajes pueden ser emolientes. Este tipo de cosméticos son seguros para la delicada piel de un niño.

Sin embargo, debemos tener cuidado con los aceites vegetales. Los cosméticos con aceite vegetal no emulsionado (es 100% aceite) resecan la piel y pueden disolver los lípidos que contiene, dañando la barrera natural de la epidermis. En lugar de grasas vegetales, vale la pena buscar productos con aceite de parafina, que no se disuelve y, por lo tanto, no destruye la capa lipídica.

Por tanto, las aceitunas infantiles no deben basarse en aceite vegetal (puede estar presente en un cosmético como aditivo, pero no como ingrediente principal), sino en aceites minerales que no son tan susceptibles al enranciamiento y no tienen olores ni ingredientes irritantes. Son más seguros para los niños y más suaves para su piel.

3. Aceite de parafina: hechos y mitos

Lo que se acusa con mayor frecuencia de aceite de parafina es la impermeabilidad al agua. Sin embargo, eso no es verdad. El aceite de parafina no crea una barrera impermeable. De hecho, tiene propiedades emolientes y previene la pérdida excesiva de agua, lo cual es extremadamente importante para la piel de un bebé, que se seca más rápido que la de un adulto.

El primer paso para hidratar la piel de su bebé es detener la pérdida excesiva de agua y el aceite de parafina funciona perfectamente en este sentido. Además, es un mal ambiente para las bacterias, no se vuelve rancio y no cambia sus propiedades bajo la influencia de la temperatura. Vale la pena utilizar aceite de parafina en forma de, por ejemplo, aceitunas para masajes.

4. Conservantes en cosméticos para niños

Lo que mantiene a los padres despiertos por la noche son los conservantes en cosméticos o alimentos. Sin embargo, debe recordarse que no todas estas medidas son perjudiciales. Un ejemplo son los parabenos que se encuentran naturalmente en la naturaleza.

Es bueno evitar estos ingredientes en los cosméticos para niños, reemplazándolos, por ejemplo, con lauroanfoacetato de sodio, un limpiador suave que es seguro para la piel del bebé y también espumas. Si el cosmético que elegimos tiene SLS o SLES en su composición, es importante que estos no sean los ingredientes dominantes en el producto.

Etiquetas:  Bebé Familia El Embarazo