Conformismo: definición, tipos y ejemplos

Conformidad: ¿buena o mala? "La vida es el arte del compromiso", un conocido proverbio que me viene a la mente cuando pienso en el conformismo. Porque aunque lo asociamos peyorativamente (solo con sucumbir y cambiar de opinión bajo la influencia de otros), cada uno de nosotros debe ser un poco conformista. ¿De qué otra manera puedes vivir en armonía con los demás?

Vea la película: "¿Cómo puede ayudar a su niño a encontrarse en un nuevo entorno?"

1. Conformismo: definición y tipos

La palabra "conformismo" viene del latín - "conformo" significa "doy forma". En pocas palabras, el conformismo es un cambio de comportamiento bajo la influencia de otras personas. También se está adaptando a las normas que prevalecen dentro de un grupo determinado. Pero no es solo un término negativo.

Hay 3 tipos (profundidades) de conformismo:

  1. Sumisión: una situación en la que, a pesar de tener nuestras propias creencias, adoptamos la posición de un grupo determinado con el que queremos identificarnos.

El cumplimiento proviene de la presión del grupo. El individuo sucumbe a él, pero cuando el grupo desaparece, la persona vuelve a sus creencias. Los cambia solo por un momento para ser mejor percibidos en el grupo, por temor al rechazo o al castigo por una actitud diferente.

  1. Identificación: es una forma más profunda de conformismo.

Cuando quieres pertenecer a un grupo, empiezas a actuar para encajar en él. Nos identificamos con el grupo al que queremos pertenecer y tratamos de apelar a sus miembros con nuestra actitud, para que nos reconozcan como "los suyos". Si los miembros del grupo cambian de opinión, nosotros también.

  1. La introyección (o internalización) es la forma más profunda de conformismo.

Se trata de adoptar las reglas, valores y normas del grupo al que queremos pertenecer y reconocerlas como propias.

2. Tipos de conformismo

En psicología social distinguimos:

  • conformismo estático, es decir, comportamiento coherente con el comportamiento del grupo al que pertenecemos,
  • conformismo dinámico, donde un individuo cambia de opinión bajo la presión del grupo al que quiere pertenecer.

En sociología, el conformismo es una forma de que un individuo se adapte a un grupo social. Lo opuesto al conformismo es anticonformismo o inconformismo.

La conformidad está influenciada por:

  • personalidad del individuo,
  • incertidumbre del individuo, complejos,
  • una gran necesidad de aprobación social,
  • tipo de relaciones sociales en el grupo,
  • estructura de grupo,
  • tamaño del grupo,
  • la vida en equipo,
  • posición en el grupo,
  • control social,
  • condiciones culturales centradas en el colectivismo.

3. Ejemplos de conformismo. Conformismo e inconformidad

Ya sabemos qué es el conformismo. Lo asociamos principalmente con la falta de opinión y sumisión a los demás, pero ¿es así? Nada podría estar más equivocado. A veces tenemos que ser conformistas, porque esto es lo más recomendable en algunas situaciones.

Trabajando en grupo o perteneciendo a un equipo, si seguimos la opinión de la mayoría, entonces el proceso de toma de decisiones será más rápido y el trabajo avanzará. Por eso a veces vale la pena aceptar lo que dicen los demás, siempre que, por supuesto, esté en consonancia con nuestras creencias.

Ya hemos hablado de cómo el conformismo puede ser natural. ¿Cuándo está sucediendo esto? Dejanos considerar algunos ejemplos:

  • Vas a una nueva escuela o comienzas un nuevo trabajo, no sabes cómo comportarte, es por eso que inconscientemente te comportas como personas que han estado allí antes.
  • Llegas al lugar donde estás por primera vez y no sabes cómo comportarte, así que miras a los demás por si acaso.
  • Todos aplauden después del espectáculo. Aunque no está del todo satisfecho con lo que ve, aplaude con ellos.

Como puede ver, el conformismo puede ser tanto positivo como negativo, cuando sucumbimos ante los demás y nos perdemos para complacer al grupo.

Etiquetas:  Parto Bebé El Embarazo