¿Qué probióticos combatirán la gripe de forma natural?

Los remedios naturales contra la gripe tienen muchos partidarios. Esto no es de extrañar, ya que los métodos naturales son eficaces. Durante la gripe, no tenemos apetito, la mayoría de las veces nos acostamos en la cama y no comemos nada. Este es un error básico, porque son los alimentos adecuados los que le dan al cuerpo la fuerza para combatir la enfermedad. Los alimentos ricos en probióticos son perfectos. Si no sabe qué es un probiótico, siga leyendo. También aprenderá qué comer para ayudar a su cuerpo a combatir la gripe. También aprenderá sobre tratamientos naturales y cómo combatir la fiebre con remedios caseros.

Ver la película: "Inmunidad en un niño"

Cuando siente fractura de huesos, dolor de cabeza y fiebre alta durante tres días, los síntomas de la gripe son los síntomas más comunes. Cuando notamos los primeros síntomas de la enfermedad, vale la pena incluir en nuestra dieta diaria alimentos que estimulen el sistema inmunológico. Gracias a esto, el cuerpo combatirá la enfermedad más rápidamente.

1. Antibiótico natural: miel

Existe mucha evidencia científica de que la miel tiene un efecto fortalecedor sobre el sistema inmunológico humano. La miel contiene muchas vitaminas y minerales valiosos. Es rico en sustancias biológicamente activas como rutina, inhibina y enzimas. A diferencia de los medicamentos antimicrobianos, que actúan contra las bacterias presentes, la miel es preventiva. Por lo tanto, vale la pena tomar una cucharadita de este medicamento milagroso al menos una vez al día. Hay que recordar que a la miel no le gusta que la traten con agua hirviendo. Entonces, si le gusta el té con miel, agréguelo al líquido tibio.

La miel es uno de los probióticos naturales (123RF)

2. Ajo contra bacterias

El ajo tiene la capacidad de combatir las bacterias que causan diversas infecciones. También es una protección eficaz contra las complicaciones posteriores a la gripe o la rinitis. Su acción es similar a la de algunos antibióticos. Sin embargo, no tiene efectos secundarios y es completamente natural. Si a alguien no le gusta el olor a ajo, vale la pena saber que el perejil lo neutraliza. Además, también es saludable, por lo que se puede combinar con éxito con el ajo.

3. ¿Quizás un caldo para la gripe?

La sopa de pollo realmente ayuda con la gripe. Esto ha sido probado desde hace mucho tiempo. Nuestras abuelas ya lo usaban para combatir infecciones del tracto respiratorio superior. Y estaba médicamente justificado. Cuando cocinamos un caldo de carne, huesos y verduras, entran muchos ingredientes valiosos. Uno de ellos es la cisteína, que acelera la expectoración del moco y así facilita la eliminación de gérmenes en los pulmones y bronquios. Además, la sopa te calienta y te permite reponer las pérdidas de líquidos provocadas por la secreción nasal y el sudor.

Conozca los métodos naturales para combatir los resfriados y la gripe. [9 fotos]

Varias publicaciones científicas sugieren que el zinc tiene propiedades antivirales y antibacterianas ...

ver la galeria

4. Probióticos naturales

Los probióticos apoyan naturalmente la inmunidad del cuerpo. Por lo tanto, durante la enfermedad, nuestro menú debe ser rico en platos que contengan probióticos. Estos incluyen bebidas lácteas fermentadas que contienen bacterias probióticas. Los probióticos son microbios vivos que ayudan a combatir las bacterias patógenas y mejoran la función del sistema inmunológico. Merece la pena introducir en nuestra carta productos ricos en probióticos. Son perfectos tanto durante como después del tratamiento antibiótico. Te permiten reconstruir el correcto funcionamiento de la flora bacteriana.

5. Frutas y verduras para la inmunidad.

Las frutas y verduras son las encargadas de aportar vitamina C al organismo. También es responsable de aumentar nuestra inmunidad. La mayor cantidad de vitamina C se encuentra en la rosa mosqueta, las grosellas negras y los cítricos. En hortalizas está presente en pimientos, col y perejil verde. Es sensible a las altas temperaturas, por lo que los alimentos ricos en vitamina C se comen mejor crudos.

Etiquetas:  Bebé Cocina Bebé