Ácido acetilsalicílico y embarazo

El ácido acetilsalicílico es un ingrediente de los medicamentos de venta libre que se usan fácilmente durante los resfriados. Es un popular analgésico, antipirético y antiinflamatorio. Con un uso prolongado, tiene un efecto antitrombótico. Desafortunadamente, el ácido acetilsalicílico no es una panacea milagrosa y, aunque se usa ampliamente en medicina, no todos pueden tomarlo de manera segura.

Vea la película: "¿Cómo deshacerse de la costra láctea?"

1. Ventajas del ácido acetilsalicílico

El popular ingrediente de la aspirina fue purificado y adoptó una forma estable de ácido acetilsalicílico por Felix Hoffmann en 1899. Su especificidad se ha apreciado principalmente en enfermedades con fiebre. Sin embargo, dado que la farmacología se ha ocupado de la forma más fácil de digerir de este fármaco, se ha descubierto su carácter innovador, que incluye en:

  • tratamiento de dolores de cabeza,
  • terapia de fiebre,
  • prevención de un ataque cardíaco,
  • prevención de accidentes cerebrovasculares,
  • profilaxis contra el cáncer,
  • tratamiento de la artritis.

2. Embarazo e ingesta de ácido acetilsalicílico

El ácido acetilsalicílico en dosis altas no debe ser utilizado por mujeres embarazadas. Numerosos estudios científicos han demostrado una correlación entre el uso materno y la aparición de paladar hendido, defectos cardíacos y bajo peso al nacer en los recién nacidos. Los salicilatos que se toman durante el embarazo también aumentan el riesgo de complicaciones perinatales porque interfieren con la síntesis de derivados del ácido araquidónico.

Sin embargo, en casos justificados, se utilizan dosis bajas de ácido acetilsalicílico en mujeres embarazadas. Esto se debe a que reduce el riesgo de desarrollar preeclampsia con todas sus complicaciones durante el embarazo. Si no se trata, la afección conlleva grandes riesgos tanto para la madre como para el bebé. La administración de un medicamento que contiene ácido acetilsalicílico da como resultado el restablecimiento del equilibrio en el cuerpo de la mujer y, por lo tanto, la salva a ella y a su bebé.

Además, también se utilizan dosis bajas de ácido acetilsalicílico en la profilaxis de los coágulos sanguíneos. El ácido acetilsalicílico solo debe tomarse durante el embarazo si, en opinión del médico, el beneficio potencial para la madre supera el riesgo para el feto.

3. El ácido acetilsalicílico no es para todos

Muchos medicamentos pueden contener ácido acetilsalicílico. Por lo tanto, la selección de la dosis del medicamento depende del médico. Se recomienda seguir estrictamente sus recomendaciones.

Las contraindicaciones para el uso de ácido acetilsalicílico son:

  • Úlceras gástricas y duodenales: el ácido reduce la cantidad de moco protector y el dolor puede intensificarse.
  • Lactancia materna: el ácido y la leche materna pueden penetrar en el cuerpo del bebé.
  • embarazo temprano, primer trimestre: el ácido puede dañar al feto,
  • edad: el medicamento se puede administrar a niños mayores de 12 años,
  • enfermedades relacionadas con la diátesis hemorrágica: el ácido tiene un efecto sobre el adelgazamiento de la sangre,
  • Enfermedades crónicas como el asma: el ácido puede contribuir a los ataques de disnea.
  • diabetes: el ácido en combinación con medicamentos antidiabéticos reduce significativamente el azúcar en la sangre; en este caso, el medicamento debe administrarse solo después de consultar a un médico.

Vale la pena recordar que, como cualquier medicamento, el ácido acetilsalicílico también puede sufrir una sobredosis. Los síntomas de sobredosis incluyen acúfenos, leves alteraciones visuales, dolor de cabeza, mareos y náuseas. Es posible que se produzcan convulsiones e incluso la muerte. Por lo tanto, para evitar una sobredosis, es recomendable seguir las instrucciones de su médico y leer atentamente los folletos informativos de los medicamentos que está tomando. Recuerde que el ácido acetilsalicílico está presente en muchos medicamentos de uso común.

Etiquetas:  Familia El Embarazo De Planificación Bebé