Masaje bebe

Los estudios clínicos han demostrado que el masaje infantil tiene muchos beneficios tanto para los padres como para el niño. El toque de un cuidador cariñoso fortalece el vínculo entre él y el bebé. Además, el masaje de un niño promueve su desarrollo y aumento de peso. Masajear suavemente el cuerpo de su bebé mejora el desarrollo del cerebro, estimula los sistemas del bebé y apoya la digestión. Los niños que se someten a masajes tienen menos problemas de gases, estreñimiento y congestión. Además, están más relajados y duermen mejor. Para los padres, el masaje para bebés puede ser una forma inusual de comunicación. Realizar un masaje ayuda a relajarse y desestresarse.

Vea la película: "¿Cómo cuidar los ojos de un bebé?"

1. ¿Cómo prepararse para un masaje de bebé?

Es extremadamente importante en el masaje para bebés crear la atmósfera adecuada. Antes del masaje en sí, vale la pena dedicar aproximadamente media hora al niño, centrándose solo en él. Durante este tiempo, apague el teléfono y la televisión. La habitación donde se llevará a cabo el masaje debe ser cálida, especialmente si el padre planea desvestir al niño. El bebé debe estar en una mesa para cambiar pañales o en una manta suave en el suelo. También se puede realizar un suave masaje mientras se baña o cambia pañales. Bajo ninguna circunstancia debe masajear a un bebé que acaba de comer, está enfermo o ha sido vacunado recientemente. Tampoco se recomienda el masaje cuando el bebé está llorando o durmiendo.

Si el niño se siente bien y no hay contraindicaciones para el masaje, pídale consentimiento antes de comenzar este procedimiento. ¿Cómo hacerlo? Mira a tu bebé a los ojos y hazle la siguiente pregunta: ¿Quieres que te dé un masaje? Las palabras en realidad no importan mucho, solo se trata de tomar una decisión frente a su hijo y dejar que se comunique. Los bebés mayores pueden incluso responder asintiendo con la cabeza. Si su hijo está dispuesto a someterse a un masaje, colóquese a unos 20-30 cm de él para que pueda ver bien. Luego muéstrele las manos al niño y comience el masaje. El masaje comienza por los pies y las piernas, porque de esta forma el niño tiene tiempo de acostumbrarse a las nuevas sensaciones. Si su bebé se siente incómodo, deténgase. Sin embargo, si el bebé está satisfecho, es una buena idea moverlo gradualmente hacia el abdomen, el pecho, las manos, los brazos, la cara y la espalda.

2. ¿Cómo masajear al bebé?

Durante el masaje, debes tocar al bebé de forma suave, pero no demasiado sutil para que los movimientos no le hagan cosquillas. Es recomendable masajear al bebé desde el centro hacia afuera, por ejemplo, desde la parte superior de la pierna hasta los pies. No tiene que contar movimientos ni preocuparse por métodos de masaje especiales; la técnica de masaje tiene poca importancia. Vale la pena observar al niño y sus reacciones. El propósito del masaje infantil es relajar al bebé. El tratamiento puede continuarse siempre que el niño haga contacto visual, respire con regularidad, tenga los brazos abiertos, el cuerpo relajado y no llore. El masaje debe detenerse cuando el bebé mira de lado a lado, se empuja, patea o llora. El aceite se puede utilizar para potenciar las sensaciones placenteras del bebé. Debe ser aceite de cocina que no lastime a su bebé cuando se lleva los dedos engrasados ​​a la boca. El aceite de oliva y el aceite de semilla de uva son los mejores.

Etiquetas:  Tienen Región- Rossne El Embarazo