Mutismo: cuando el niño no habla

Los niños con mutismo selectivo generalmente hablan libremente en casa, pero permanecen en silencio en el jardín de infancia, la escuela o en el patio. Este trastorno suele aparecer entre los dos y los cinco años. ¿Cuáles son los síntomas del mutismo? ¿Cuándo debe consultar a un terapeuta del habla para un diagnóstico?

Vea la película: "¿Cómo arreglar una habitación para un bebé?"

1. Síntomas del mutismo

  • La duración del "silencio" de un niño es superior a 4 semanas.
  • La falta de habla no significa que no conozca el idioma hablado.
  • No se habla en determinadas situaciones / lugares, por ejemplo, en la escuela, el jardín de infancia.
  • La falta de comunicación es un obstáculo para el éxito profesional.
  • El niño no habla con los maestros en la escuela y el jardín de infancia, pero en casa habla mucho.

2. ¿Cuál es el diagnóstico?

Durante el diagnóstico, el especialista excluye los trastornos holísticos del desarrollo, como, por ejemplo, esquizofrenia, tartamudeo, autismo y daño central. Los niños con mutismo suelen funcionar bien dentro de la norma intelectual. Durante el desarrollo, pueden surgir problemas para comer y usar el baño en áreas distintas del hogar.

Los niños que padecen esta enfermedad en la escuela generalmente no tienen dificultades para enseñar, pero solo cuando no se les exige hablar. El papel del maestro en el proceso de enseñanza es encontrar el camino correcto, acercarse al niño y ayudarlo a transmitir los conocimientos que el niño ya ha adquirido.

La falta de habla es causada por la ansiedad social, no por la voluntad de resistir, la imprudencia, la audacia o la manipulación.

Los hitos más importantes en el desarrollo de un bebé [8 fotos]

Desde el principio, el bebé se comunica con sus padres y comunica sus necesidades. Uno de los mensajes ...

ver la galeria

3. Las causas del mutismo

La verdadera causa de no hablar es psicológica. Es el resultado del miedo y la capacidad de sentir sentimientos difíciles. Los niños con mutismo no son solitarios, tienen necesidades sociales, quieren ser aceptados y apreciados por sus compañeros. Quieren establecer una relación adecuada con el medio ambiente, pero iniciar una conversación es inmensamente difícil para ellos.

Las personas con mutismo experimentan una sensación de "garganta apretada" que les impide emitir un sonido. Muy a menudo, estos niños parecen privados de emociones, sus rostros no tienen una sonrisa, no hacen contacto visual, especialmente durante el primer contacto.

No se deja atrás el mutismo, hay que trabajar en ello.

4. ¿Cómo ayudar a un niño con mutismo?

En el tratamiento de niños con mutismo, lo más importante es que en su entorno nadie obliga al niño a empezar a hablar. Adapte la terapia adecuada a las necesidades de su hijo. Cuántos niños, tantas terapias, es decir, cada niño debe tener un plan a la medida de sus necesidades. Sin embargo, cada plan debe basarse en un método de pasos pequeños y un enfoque individual.

Las acciones básicas son resistir el miedo, desarrollar la independencia, desarrollar la autoestima y la confianza en uno mismo.

La terapia debe iniciarse lo antes posible porque el mutismo selectivo es muy susceptible a influencias externas en la primera etapa.

Etiquetas:  Bebé Alumno Rossne