Los errores más comunes en el cuidado del bebé.

Hay una serie de errores básicos que los padres cometen al cuidar a su bebé

Vea el video: "Cuidado diario para una piel sana de bebés y niños pequeños"

La piel del bebé fina y muy delicada requiere cuidados y cuidados especiales. Los productos inapropiados pueden causar irritación y reacciones alérgicas, y cualquier cambio en la piel es motivo de preocupación para los padres. Conozca cuáles son los errores de atención más comunes para evitar comportamientos nocivos.

1. Cosméticos bajo lupa

La piel de un bebé tarda entre 2 y 3 años en desarrollarse por completo y parecerse a la de un adulto. Hasta entonces, tiene expectativas muy altas. Muchos padres no prestan atención a la composición de los cosméticos para niños. Desafortunadamente, algunos de ellos contienen sustancias que pueden causar irritación, erupciones cutáneas y agravar la sequedad de la piel.

Las lociones de baño, champús, cremas y lociones deben ser muy suaves. Si contienen conservantes (por ejemplo, bencilhemiformal), siliconas (conocidas como dimeticona), parabenos (por ejemplo, butilparabeno), aceites minerales (aceite mineral) o colorantes (abreviado como CI), es una señal de que el cosmético no es adecuado para el bebé.

2. Limpieza excesiva

Lavar a un bebé es un ritual diario. Para que el baño sea más beneficioso que una pérdida, hay algunas reglas a seguir. Primero, el agua no debe estar demasiado caliente, debe estar entre 33 y 34 grados Celsius.

En segundo lugar, el baño no debería ser demasiado largo. El remojo en agua tibia priva a la piel de lípidos, y son ellos los que crean una barrera que protege contra factores externos, así como contra bacterias y virus.

En tercer lugar, después del lavado, vale la pena aplicar una preparación hidratante a la delicada epidermis. También debemos recordar que no es necesario lavar al bebé más de una vez al día.

3. Vestimenta inapropiada

El cuidado del bebé no se trata solo de higiene y uso de cosméticos. La ropa entra en contacto directo con la piel. Una selección inadecuada puede provocar irritación y alergias. En primer lugar, el material cuenta: el bebé se siente mejor con ropa hecha de tejidos naturales y aireados. Además, preste atención a los elementos metálicos (botones, cierres), que pueden provocar abrasiones y enrojecimiento de la piel.

4. Falta de protección solar

La piel del bebé es particularmente sensible a la radiación ultravioleta: la epidermis ligera y delgada no es una barrera para el sol, por lo que es fácil de quemar y dañar. Su hijo puede experimentar los efectos de la sobreexposición al sol en el futuro, ya que será más probable que desarrolle cánceres de piel. Los peligros pueden evitarse limitando el tiempo que se pasa a pleno sol y usando protector solar no solo en verano, sino durante todo el año.

5. Zonas críticas

Desde el primer día de vida, la delicada piel del culito del bebé está en contacto con el pañal todos los días y está en contacto con la orina y las heces. No es de extrañar que haya llagas. La piel irritada, con ardor, picazón y dolor causa incomodidad e irrita al bebé. El niño se pone lloroso, irritable e inquieto, por lo que vale la pena cuidar el cuidado adecuado de los glúteos.

No basta con lavar y secar la piel en la parte inferior: la práctica bolsa de cosméticos de un niño también debe contener una crema para pañales. Dichos productos contienen sustancias hidratantes, regeneradoras y calmantes, gracias a las cuales la piel se cura rápidamente y el bebé recupera la paz y el bienestar.

Etiquetas:  Bebé Familia El Embarazo De Planificación