Todavía sabemos muy poco sobre FAS

El 9 de septiembre es el Día Mundial de la FAS. Este término se refiere al síndrome de defectos de nacimiento en un niño causado por el consumo de alcohol por parte de la madre durante el embarazo.

Vea el video: "¿Qué evitar durante el embarazo?"

Es difícil obtener estadísticas al respecto. Los estudios epidemiológicos, incluida la aparición de SAF en Europa central y oriental, no se han realizado hasta ahora de forma fiable. Sin embargo, se estima que una de cada tres mujeres que beben alcohol durante el embarazo puede dar a luz a un niño con trastornos congénitos del desarrollo del alcohol. En este grupo, 1/3 de los pacientes pequeños serán diagnosticados con FAS en toda regla.

1. Conocimientos de hace 30 años

En la década de 1980, existía la percepción de que pequeñas cantidades de alcohol durante el embarazo (especialmente vino tinto) podrían mejorar la circulación placentaria. Hoy sabemos que cualquier cantidad de alcohol tiene un efecto negativo en el feto.

Efectos de beber alcohol durante el embarazo (123RF)

Las estadísticas hablan por sí solas. Según una encuesta realizada por TNS OBOP en 2015, la gran mayoría de los polacos saben que no se puede consumir alcohol durante el embarazo, pero una de cada tres mujeres que dieron a luz a uno o más hijos admite que bebió pequeñas cantidades de alcohol durante el embarazo. Cada sexto encuestado de entre 18 y 35 años también cree que una cerveza pequeña o un vaso de vino no dañan al bebé que se desarrolla en el útero de la madre.

2. Síntomas de FAS

Beber alcohol en cualquier etapa del embarazo es destructivo para el cerebro del bebé. 50 g de alcohol son suficientes para matar 20 millones de células cerebrales. También existen conexiones inapropiadas entre neuronas.

Cuanto más alcohol consume la madre, mayor es el riesgo de daño. Esto se debe a que las moléculas de etanol atraviesan fácilmente la placenta.

En el caso del SAF, los trastornos se diagnostican en muchos campos. El problema generalmente se nota solo después de unos años.

Los síntomas del SAF incluyen:

  • deficiencia de crecimiento,
  • dismorfia facial (parte media aplanada de la cara, subdesarrollo del maxilar y la mandíbula, fisuras en los párpados estrechadas, nariz corta, pliegue adicional en la esquina del ojo, párpados caídos, deformación de la oreja),
  • desórdenes neurológicos,
  • defectos cardíacos,
  • coeficiente intelectual reducido,
  • alteración de la atención y el aprendizaje (por ejemplo, dificultad para comprender conceptos abstractos).
  • alteración del sueño.

Muchos niños que se ven afectados por el problema FAS tienen serios problemas de funcionamiento en la sociedad.

3. FAS como discapacidad oculta

A primera vista, los niños con SAF no son diferentes de sus compañeros. Sin embargo, un buen especialista es capaz de reconocer un trastorno en toda regla, especialmente porque los rasgos faciales son característicos en este caso. Sin embargo, el público tiene poco conocimiento al respecto. Y como señalan las personas que se ocupan de este problema, es necesario cambiarlo.

Los profesores y educadores deberían participar en la educación. Las personas que trabajan con un niño necesitan saber cómo ayudarlo. Es importante comprender que, en este caso, los problemas de aprendizaje o las alteraciones del comportamiento no son causados ​​por la malicia o el carácter del estudiante, sino por un daño en su cerebro.

4. ¿Qué sabe la ciencia sobre FAS?

El resultado de la investigación sobre FAS es impresionante. Ya en la década de 1970, se publicó una disertación sobre este tema en los Estados Unidos, y aproximadamente al mismo tiempo, un científico francés, Paul Lemoine, presentó los resultados de sus observaciones de 30 años en este campo. Sus datos muestran que de 50 pacientes con FAS en toda regla, cinco murieron como resultado de insuficiencia cardíaca e insuficiencia respiratoria. Beber alcohol durante el embarazo también causa trastornos mentales en los niños, que a menudo se manifiestan en la edad adulta. Causaron, entre otras cosas, problemas para mantener las normas sociales.

El diagnóstico del síndrome FAS aún plantea algunos problemas, pero lo más importante en este caso es la educación pública. Todos deben ser conscientes de que consumir incluso la menor cantidad de alcohol durante el embarazo daña al feto. También puede provocar un aborto espontáneo o un parto prematuro.

El síndrome FAS y los trastornos resultantes del efecto destructivo del alcohol en un niño en desarrollo en el útero se pueden prevenir al 100%.

Etiquetas:  Cocina Alumno Niño En Edad Preescolar