Interrupciones respiratorias en bebés

Los bebés a veces dejan de respirar porque su respiración aún puede ser irregular, especialmente en los primeros meses de vida. Si las pausas en la respiración no son más de 3-10 segundos y no más de 3-10 veces por hora, no son motivo de preocupación. Es normal que los bebés dejen de respirar. El órgano cerebral responsable de la ventilación y la respiración pulmonar es inmaduro en el recién nacido. Sin embargo, el motivo de preocupación deben ser las apneas largas, distintas y frecuentes.

Vea el video: "¿Cómo cambiar a un bebé?"

1. Respiración del recién nacido

El bebé en el útero de la madre no tiene que respirar por sí solo, porque se le suministra oxígeno con la sangre de la placenta. Cuando nace un bebé, a veces tiene problemas para respirar. Los pulmones de un feto en desarrollo en el útero están llenos de líquido amniótico, no de aire. El niño pequeño hace, sin embargo, el llamado Movimientos respiratorios del pecho a partir de la semana 25 de embarazo.La primera respiración después del nacimiento requiere mucho esfuerzo por parte del recién nacido y es una prueba de su vitalidad.

Las respiraciones iniciales del recién nacido son muy rápidas e irregulares. Solo después de unos minutos, el ritmo de inhalación y exhalación se normaliza a 40-60 veces por minuto. Algunos recién nacidos a veces experimentan dificultad para respirar libremente. Luego, el bebé puede ir a la incubadora durante un tiempo, donde se le administra oxígeno. Con trastornos respiratorios graves en un niño, es necesario el tratamiento con el uso de equipo especializado.

2. Plantón en un recién nacido

Cuando un bebé recién nacido respira por la nariz, a veces es posible escuchar un leve ronquido. Este es el llamado savia. Puede haber algo de polvo, mucosidad, restos de comida o simplemente moqueo en la nariz del bebé, lo que dificulta la respiración. Entonces vale la pena instilar la nariz del bebé con solución salina de la ampolla o una preparación especial a base de agua de mar, destinada especialmente a los bebés. Luego puedes abrir la nariz del bebé con una pera.

La trampa también molesta a los bebés que se quedan en una habitación muy seca. Cuando las secreciones nasales se han secado, es difícil para su bebé pasar aire por las fosas nasales. Luego, vale la pena bajar la temperatura ambiente a unos 20 grados Celsius y mejorar la humedad del aire, por ejemplo, colgando toallas empapadas en agua en el radiador. Si las sibilancias le molestan durante mucho tiempo, consulte a su médico, ya que puede provocar problemas para succionar los senos y respirar.

3. Apnea peligrosa

Las pausas en la respiración de un bebé recién nacido pueden ser un síntoma de enfermedades graves. La apnea prolongada es muy peligrosa y se considera una de las causas, la llamada muerte súbita en niños. A veces, la apnea ocurre cuando su pequeño comienza a llorar. Un bebé que llora deja de respirar repentinamente y pierde el conocimiento. La cara del bebé se pone pálida o azul y el cuerpo se vuelve flácido. Este estado de cosas suele ser de corta duración y en un minuto el niño estará consciente. En medicina, se llama ataque de apnea afectiva. Los síntomas de esta apnea pueden asustar a los padres, pero generalmente no causan consecuencias para la salud del bebé.

La apnea borrosa sin síntomas de ninguna enfermedad y por razones no explicadas en su totalidad son las más peligrosas. Una parada tan repentina de la respiración del bebé puede provocar la muerte súbita. ¿Cómo proteger al bebé de las interrupciones en la respiración que son peligrosas para la vida?

  1. Ponga a su bebé a dormir boca arriba. Evite acostarse de costado y boca abajo, a menos que las recomendaciones de su pediatra lo justifiquen.
  2. Cuida la temperatura adecuada en la habitación donde duerme el bebé. La temperatura del aire no debe exceder los 20 grados centígrados.
  3. Asegúrese de que la cara de su bebé esté descubierta mientras duerme. No se puede cubrir con un edredón, manta, almohada o peluche.
  4. Para una cuna, elija un colchón que sea lo suficientemente duro para que la cabeza del bebé no se hunda en el hueco bajo la influencia del peso.
  5. Compre una cuna con un espacio de 8 cm entre los peldaños para que el niño no pueda introducir la cabeza a través de ellos.
  6. No fume durante el embarazo o después de tener un bebé.
  7. No le dé a su bebé ningún medicamento antes de consultar a un médico ni los tome solo, especialmente si está amamantando.

Pausar la respiración de su bebé no tiene por qué ser peligroso. Sin embargo, si el bebé tiene problemas frecuentes con la respiración uniforme y sin obstáculos, es necesaria una consulta médica rápida.

Etiquetas:  Niño En Edad Preescolar El Embarazo De Planificación Alumno