Arnés para caminar: primeros pasos, aprender a caminar

En la segunda mitad del primer año de vida, el niño se prepara cada vez más rápido para dar el primer paso. Se vuelve móvil, rueda, gatea, se sienta y finalmente se levanta. La capacidad de moverse de forma independiente es una gran alegría para un niño. Tan pronto como se dé cuenta de que puede gatear hasta su juguete favorito, no dejará de intentar estar constantemente en movimiento. Sin embargo, vale la pena controlar la actividad del bebé. Los aparatos ortopédicos, que son cada vez más populares, pueden ayudarlo a aprender a caminar con confianza.

Vea la película: "Los hechos más importantes sobre el desarrollo de los niños pequeños. Vea lo que necesita saber"

1. Arnés para caminar: primeros pasos

Si su niño se vuelve cada vez más móvil, lo más probable es que se esté preparando para dar sus primeros pasos. Suele tener lugar alrededor del mes 12, aunque adquirir esta habilidad es un rasgo muy individual. Antes de que su bebé comience a caminar, aprende a sentarse, gatear y luego gatear.

Alrededor del décimo mes, se pone a cuatro patas y se levanta, pero necesita apoyo, como muebles, para mantener el equilibrio. Al final del primer año de vida, el niño pequeño suele caminar con un poco de ayuda de los padres. Debe recordarse que no se recomiendan los intentos anteriores de dar los primeros pasos por su cuenta, ya que pueden provocar la curvatura de las extremidades. Estos pocos meses son una época de intenso esfuerzo y desarrollo, que se traduce en un mayor aprendizaje para caminar.

El niño sabe realmente cuándo comenzar a dar sus primeros pasos, por lo que no se le debe obligar a caminar. Por otro lado, dale a tu pequeño la mayor movilidad posible.

Es una gran idea jugar con su bebé sobre una manta en el suelo. Antes de eso, es mejor limpiar el apartamento a fondo para neutralizar los efectos de bacterias y gérmenes. Mientras juega con los padres, el niño puede mover y mover los juguetes, lo cual es un gran ejercicio para los músculos y los sentidos.

Si el niño ya comienza a levantarse y da los siguientes pasos con valentía, vale la pena usar calcetines con suelas antideslizantes. Debes evitar ponerle zapatos a tu hijo, ya que lo más importante es que tenga libertad de movimientos y juego en los dedos de los pies. Además, los zapatos rígidos para niños dificultan que el pequeño aprenda a mantener el equilibrio.

2. Arnés para caminar: aprender a caminar

Es bastante común ver a un niño caminando, agarrando con fuerza el dedo del padre o toda la mano. Sin embargo, para un padre pobre y encorvado o una madre medio encorvada, los intentos de pasear a un niño pequeño son, lamentablemente, agotadores. Por lo tanto, puede pensar en algunas soluciones que ayudarán tanto al niño como al padre. En casa, los niños pequeños deben usar calcetines antideslizantes. Además, puedes invertir y probar los equipos cada vez más habituales, como los aparatos ortopédicos para aprender a caminar.

El arnés para caminar es uno de los dispositivos disponibles en el mercado que ayuda a aprender a caminar en los niños (123RF)

Es un artilugio que protege al niño de las caídas cuando intenta dar los primeros pasos por su cuenta. Se fija en la cintura y en la entrepierna, y su extensión es un asa que sujetan los padres. El arnés no restringe los movimientos del niño y apoya la coordinación. Los cuidadores no tienen que tener que inclinarse constantemente, ya que la longitud del arnés permite que el cuerpo se mantenga erguido. El arnés está destinado a niños de 6 a 14 meses. Algunos también tienen restricciones de peso.

¿Cuáles son los beneficios de usar un arnés para niños? En primer lugar, la postura correcta del cuerpo del niño mientras aprende a caminar. El niño no se cuelga de los cinturones porque la parte con la que se sujeta todo el equipo es regulable. Además, el niño se siente cómodo y seguro cuando se siente constantemente bajo el control de los padres.

¿Es un mal síntoma andar de puntillas? [5 fotos]

¿Mi hijo camina correctamente? ¿Es normal pisar el dedo del pie? Estas son las preguntas que se hace a sí mismo ...

ver la galeria

Este gadget tiene un mango cómodo y estable para el cuidador, que además tiene un ajuste de longitud, que sin duda convence a la mayoría de los padres. Sin embargo, vale la pena recordar renunciar a este tipo de ayuda con el tiempo, para que el niño se sienta responsable de su desarrollo y confíe principalmente en su instinto, y no solo en el control del tutor.

Etiquetas:  Familia Bebé Niño En Edad Preescolar