¡Solo el 15% de las mujeres embarazadas consumen ácido fólico! Comprueba por qué deberías unirte a este grupo

Las investigaciones muestran que solo el 15% de las mujeres embarazadas consumen ácido fólico. ¿Por qué vale la pena unirse a este grupo? Principalmente porque los efectos de la deficiencia de ácido fólico pueden ser muy graves. Y es prácticamente imposible aportar su cantidad óptima en la dieta. La demanda de ácido fólico en mujeres embarazadas aumenta significativamente. Una mujer que espera un bebé necesita 600 μg al día, mientras que con una dieta saludable puede consumir una media de 200 μg de esta importante sustancia.

Mire el video: "¿Debería comer por dos cuando está embarazada?"

El ácido fólico, también conocido como vitamina B9, participa en una serie de cambios metabólicos. En primer lugar, participa en la síntesis de ácidos nucleicos constructores de ADN. Este proceso es de gran importancia en tejidos de división intensiva, es decir, células del embrión y del feto. Además, el ácido fólico influye en la expresión de los genes. La "activación" de la parte correcta del material genético es particularmente importante en las primeras etapas de la vida.

Otra función muy importante y conocida del ácido fólico es la prevención de los defectos del tubo neural, que se utiliza para dar forma al cerebro y la médula espinal del niño. Los defectos más comunes y graves son la anencefalia y las hernias espinales. La ingesta de ácido fólico por parte de una mujer en el período anterior a la concepción y en los primeros meses del embarazo (cuando se está formando el sistema nervioso) minimiza el riesgo de estos defectos del desarrollo.

La deficiencia de ácido fólico en el cuerpo de una mujer embarazada también puede causar otras complicaciones peligrosas. Una consecuencia común del suministro insuficiente de folato es el aumento de la incidencia de anemia megaloblástica en mujeres embarazadas. La esencia de esta enfermedad es la introducción en el torrente sanguíneo de la madre de eritrocitos inmaduros, incapaces de transmitir oxígeno a las células del bebé. Los síntomas de esta afección son inflamación y hemorragia que acompañan al desprendimiento de placenta e incluso a la muerte intrauterina del feto.

La influencia del ácido fólico en el estado de ánimo de la futura madre es invaluable. Esta vitamina participa en la producción de neuroestimuladores: serotonina y norepinefrina, llamadas hormonas de la felicidad. La serotonina mejora el estado de ánimo, relaja y asegura un buen sueño. La noradrenalina, a su vez, agrega energía y estimula la acción. Juntos, forman un dúo perfecto.

Debido a la multitud de funciones del ácido fólico, incluidas las cruciales para el desarrollo del feto, las mujeres embarazadas deben complementar esta vitamina. Con una dieta adecuadamente equilibrada, una tableta (400 μg) de la preparación de venta libre será suficiente. Vale la pena alcanzarlo tres meses antes de comenzar a intentar tener un bebé, porque se necesitan grandes cantidades de ácido fólico principalmente en las primeras semanas de embarazo, antes de que la futura madre se dé cuenta de que está esperando un hijo. Varios estudios han demostrado que las mujeres que aumentan la ingesta de ácido fólico antes y en las primeras etapas del embarazo tienen más probabilidades de dar a luz bebés sanos.

Etiquetas:  Familia Cocina Bebé