Cal en el embarazo

La nutrición racional antes y durante el embarazo garantiza la salud de la futura madre y del bebé en desarrollo. Una mujer que siguió los principios de una nutrición saludable antes del embarazo proporcionará al feto los nutrientes necesarios desde el comienzo de su crecimiento, es decir, desde el momento de la fertilización. Así, es posible cubrir las necesidades energéticas del niño sin el riesgo de deficiencias de nutrientes que amenacen la salud de la futura madre. Proporcionar al feto el valor nutricional necesario asegura la salud física y mental del niño en todas las etapas de su vida.

Vea el video: "Vitaminas en el embarazo"

1. El papel del calcio en el embarazo

El calcio es uno de los muchos nutrientes que apoyan el desarrollo saludable del feto. La futura madre, al consumir alimentos ricos en calcio, ayuda al bebé a desarrollar huesos y dientes fuertes, así como a desarrollar un corazón, sistema nervioso y músculos saludables, lograr un ritmo cardíaco normal y lograr una coagulación sanguínea adecuada.

Una cantidad suficiente de calcio y vitamina D en la dieta de una mujer embarazada ayuda a la futura madre a aliviar los espasmos musculares. En caso de una deficiencia de calcio en el organismo, el niño comenzará a tomar este nutriente de los huesos de la madre, lo que sin duda afectará negativamente a la salud de la mujer.

Por lo tanto, vale la pena aumentar la cantidad de calcio en la dieta, gracias a lo cual la futura madre satisfará las necesidades de este nutriente del niño y al mismo tiempo fortalecerá sus propios huesos, reduciendo el riesgo de desarrollar enfermedades esqueléticas, por ejemplo, osteoporosis en el futuro. Aproximadamente 2/3 del calcio se transporta al cuerpo del bebé después de las 30 semanas de embarazo; la mayor parte proviene de la dieta de la madre, mientras que el resto se obtiene de las reservas de su cuerpo.

Una mujer que espera un bebé generalmente comienza a comer más alimentos ricos en calcio durante los dos últimos trimestres del embarazo. Se ha observado que la retención de calcio alrededor del sexto y séptimo mes es incluso 2-5 veces mayor que las necesidades fetales, por lo que se puede observar que en esta fase del embarazo el calcio se acumula en el cuerpo de la madre.

2. Necesidad de calcio durante el embarazo

El requerimiento de calcio de una mujer adulta es de 400 mg por día, pero durante el embarazo esta cifra aumenta a 1000 mg por día. Toda futura madre debe enriquecer su dieta con cuatro porciones de productos lácteos u otros alimentos ricos en calcio por día. El menú de una mujer embarazada debe incluir:

  • leche desnatada (200 g = aprox.300 mg de calcio),
  • yogur de leche bajo en grasa (1 taza = 488 mg),
  • jugo de naranja con calcio (1 taza = 300 mg),
  • espinaca cocida (1/2 taza = 136 mg)
  • requesón magro (1 taza = 125 mg),
  • semillas de sésamo (1 cucharada = 88 mg),
  • almendras tostadas (30 g = aprox. 70 mg).

Además, debes consumir queso, tofu, soja, legumbres y todo tipo de verduras de hoja verde y frutos secos.

También debe comer alimentos que contengan ingredientes que faciliten la absorción de calcio, como la vitamina D. Puede proporcionar al cuerpo una dosis diaria de vitamina D durante las caminatas; el cuerpo humano produce vitamina D con los rayos del sol. Las yemas de huevo y el pescado (salmón, caballa y sardina) también son fuentes ricas.

3. Suplementos de calcio durante el embarazo

Si una mujer necesita un suplemento dietético, cuándo comenzar y durante cuánto tiempo, debe consultar con un médico. Antes de que la futura madre comience a tomar suplementos para mujeres embarazadas, debe leer la información más importante sobre la dosis de las preparaciones.

El cuerpo femenino solo absorbe alrededor de 500 mg de calcio a la vez. Si la futura madre usa un suplemento de calcio, debe tomar dosis más pequeñas de la preparación varias veces al día. Por otro lado, el exceso de calcio en el cuerpo puede provocar estreñimiento, aumentar el riesgo de cálculos renales e inhibir la absorción de otros nutrientes, como el hierro y el zinc.

Los suplementos de calcio vienen en muchas formas, incluidos el citrato de calcio y el carbonato de calcio. En cuanto a la biodisponibilidad de estas sustancias, el citrato de calcio se almacena más fácilmente en el cuerpo. El carbonato de calcio, por otro lado, proporciona la mayor cantidad de calcio en cualquier tableta, pero se necesitan ácidos estomacales adicionales para descomponer el compuesto, por lo que es mejor tomarlo con una comida. Por otro lado, el citrato de calcio se puede tomar entre comidas.

Antes de tomar un suplemento de calcio determinado, lea la información del prospecto. Los ingredientes como la harina de huesos o la dolomita pueden contener plomo, mercurio, arsénico y otras sustancias tóxicas que son perjudiciales para la salud.

Etiquetas:  Niño En Edad Preescolar Familia El Embarazo De Planificación