Pérdida de laringe en bebés.

La laringe laríngea es una afección relativamente común en los bebés. Actúa suavizando los tejidos de la laringe, lo que puede provocar el bloqueo de las vías respiratorias. Como resultado, su bebé puede hacer ruidos inusuales mientras duerme. Cuando los tejidos de la laringe se debilitan, no pueden resistir la presión provocada por la respiración. En tal situación, estos tejidos se vuelven flácidos y caen ligeramente hacia adentro. La afección puede estar presente en el momento en que nace el bebé, pero generalmente solo se nota después de unas pocas semanas. La causa exacta de la laxitud laríngea aún no se conoce, aunque existen muchos indicios de desarrollo incompleto del tono muscular en la laringe.

Vea la película: "¿Cómo deshacerse de la costra láctea?"

1. Síntomas de laxitud laríngea en bebés

Un niño con laringe laríngea unas semanas después del nacimiento puede comenzar a hacer ruidos inusuales al respirar. Al respirar aire, los padres pueden escuchar un traqueteo; el ruido puede ser un poco aterrador. Cuando un bebé está acostado boca arriba, los síntomas de laxitud laríngea pueden empeorar a medida que el tejido blando de la laringe obstruye las vías respiratorias. Algunos niños desarrollan dificultades para respirar. La laxitud de la laringe puede ser problemática durante la alimentación, lo que puede hacer que el bebé gane peso demasiado lento.

Vale la pena darse cuenta de que el síntoma principal de la laxitud laríngea es la respiración ruidosa ocasional; los sonidos perturbadores no son un síntoma permanente. Sin embargo, cuando la afección empeora, el bebé puede tener dificultad para tragar. Además, puede emocionarse en medio de la noche. El llanto ronco por la noche también es típico. La laxitud de la laringe suele estar presente al nacer, pero los síntomas se hacen evidentes después de unos días o semanas. A veces, los síntomas de esta afección no aparecen hasta que ha pasado un año. Los síntomas empeoran con el tiempo y puede haber lluvia o vómitos. Los bebés también pueden excretar ácido estomacal. También puede notar que el cuello y el pecho se colapsan al respirar.

2. ¿Cómo tratar la laringe laríngea en un bebé?

La laxitud de la laringe suele resolverse espontáneamente a medida que el bebé crece. Mientras su bebé esté aumentando de peso y desarrollándose adecuadamente, no hay necesidad de preocuparse. A la edad de dos años, la mayoría de los niños que han luchado contra la flacidez laríngea están completamente sanos. Sin embargo, esta condición puede durar más. Luego, los síntomas de laxitud laríngea se hacen sentir durante enfermedades respiratorias o durante un esfuerzo físico intenso.

Si la laringe no es grave, se puede tratar con medicamentos simples para ayudar a reducir los efectos del reflujo. Además, se utilizan fármacos que reducen la secreción de ácido gástrico, así como fármacos que aumentan el tono muscular en el esófago. En formas graves de laringitis, puede ser necesaria una traqueotomía para ayudar al niño a respirar.

La detección temprana de la laxitud laríngea le permite controlar la condición del bebé y reaccionar rápidamente si esta condición interfiere con la capacidad de respirar o dificulta la deglución de alimentos. Si su bebé hace ruidos extraños mientras duerme, no se demore en ir al médico. No se preocupe demasiado, incluso si su pediatra diagnostica la flacidez laríngea de su hijo, es muy probable que los síntomas perturbadores se resuelvan por sí solos.

Etiquetas:  Familia Tienen Región- Alumno