Cabello embarazada

El cabello crece y se cae constantemente. Cuando una mujer está embarazada, están constantemente en fase de crecimiento, por lo que pueden ser más densas y brillantes. Algunas mujeres dicen que su cabello se ve mejor que nunca, otras se quejan de que es más difícil de peinar. Esto se debe a que el embarazo es principalmente una época de una fuerte tormenta hormonal. Por lo tanto, en este momento, se debe poner especial énfasis en el cuidado adecuado del cabello. Los cosméticos bien elegidos y la efectividad de los remedios caseros son garantía de una solución exitosa al problema.

Vea el video: "Aumento de peso normal durante el embarazo"

1. Cuidado del cabello durante el embarazo

En el caso del cabello seco e inmanejable, el aceite de germen de trigo puede ayudar a las puntas. Antes de lavarse la cabeza, frótelo en el cabello y luego lávelo con un champú delicado. Lavamos el cabello seco lo menos posible, por ejemplo, una vez a la semana, pero no frotemos el champú directamente sobre la cabeza, primero frótelo en las manos y luego aplíquelo en el cabello.

Si un alto nivel de estrógeno aumenta la producción de sebo y hace que el cabello se vuelva más graso, es bueno lavarlo con más frecuencia y no secarlo con una corriente de aire demasiado caliente, porque el calor estimula aún más las glándulas sebáceas. Por ello, conviene recordar que lavamos el cabello graso con agua tibia y tratamos de no peinarnos o masajear la cabeza durante demasiado tiempo, para no estimular la piel a liberar cantidades excesivas de sebo.

2. Teñir tu cabello durante el embarazo

No hay evidencia de que teñirse el cabello durante el embarazo pueda causar anomalías en el desarrollo del feto. En realidad, el riesgo es solo teórico, pero debido a que durante el embarazo se recomienda una mayor precaución, debe abstenerse de tratamientos de coloración posteriores siempre que sea posible. Es especialmente importante en los primeros tres meses de embarazo, cuando está en marcha la organogénesis, es decir, el desarrollo intensivo de todos los órganos del bebé. Si a pesar de ello no puedes prescindir de la coloración, y al mismo tiempo no quieres poner en riesgo la salud de tu hijo, opta por tonalidades delicadas de pinturas a base de extractos vegetales, y evitarás el contacto con los químicos contenidos en los tintes típicos para el cabello.

3. Onda permanente durante el embarazo

No se recomienda la ondulación permanente ni el alisado químico del cabello durante el embarazo. En primer lugar, la influencia de las hormonas sobre las sustancias químicas contenidas en estos productos puede provocar reacciones inesperadas, es decir, un efecto de tratamiento demasiado débil o demasiado fuerte. En segundo lugar, las soluciones químicas utilizadas se absorben a través del cuero cabelludo hacia los vasos sanguíneos, lo que puede ser peligroso para el desarrollo del feto. Es cierto que los estudios no confirman el impacto de este tipo de tratamiento en los defectos de desarrollo de un niño, pero antes de que la onda permanente se considere un procedimiento seguro, se debe tener precaución y esperar el nacimiento de un niño.

4. Caspa en el embarazo

Desafortunadamente, la caspa es muy común durante el embarazo. La razón de esto es un cambio en el equilibrio hormonal y bacteriano. La mayoría de las veces es el resultado de la dermatitis seborreica y para curarla, nos lavamos la cabeza cada 3 a 4 días con champús especiales anticaspa. La eficacia aumenta si utilizamos lociones y acondicionadores anticaspa junto con champús, que previenen la inflamación de la piel y restauran su pH natural. También puede utilizar varios productos naturales, por ejemplo, extracto de rábano negro, enjuague de ortiga o queroseno cosmético.

Etiquetas:  El Embarazo Tienen Región- El Embarazo De Planificación